Ponga un spin doctor en su vida - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

Spin-offs ejemplares

Ponga un spin doctor en su vida

Ponga un spin doctor en su vida

Spin doctor: dícese de las personas encargadas de manipular y persuadir a la opinión de las masas en favor o en contra de una cierta organización o figura pública. Un oficio maquiavélico muy de esta sociedad del espectác… ay, de la comunicación que encontramos en muchas ficciones televisivas de los últimos años… menos en España. Hemos

Spin doctor: dícese de las personas encargadas de manipular y persuadir a la opinión de las masas en favor o en contra de una cierta organización o figura pública. Un oficio maquiavélico muy de esta sociedad del espectác… ay, de la comunicación que encontramos en muchas ficciones televisivas de los últimos años… menos en España.

"The thick of it". Serie TV

Hemos aprendido a identificar a un spin doctor en infinidad de series: Mike Flaherty en Spin City, Bruno Gianelli en El ala oeste de la Casa Blanca, los empleados de la agencia de comunicación de Absolute Power, Ezra Stone en Boss, Kasper Juul en Borgen, Jamie Wright en The Killing y, como no, el gran Eli Gold en The Good Wife y Malcolm Tucker en The Thick of It (seguramente el más magnético de todos ellos). También en algunas películas: en Gracias por fumar, en Cortina de humo, en Los idus de marzo… Son personajes viliosos y taimados que vendieron sus escrúpulos por un asesoría política, por la dirección de una campaña electoral o por un gabinete de comunicación y relaciones públicas. Ellos saben como metérnosla doblada (con más o menos retórica diplomática). Es su trabajo. Va con su sueldo.

"The good wife". Serie TV

Palabristas descendientes de Goebbels y practicantes de la teoría de la “aguja hipodérmica de la información” de Harold Lasswell, estos embellecedores del poder se han convertido en un personaje clave para toda ficción política digna de tal nombre. ¿Cómo no iban a serlo? Su inclusión en un cast garantiza agendas ocultas, maledicencia a chorro y subtramas secretas a revelar en momentos clave. Los atributos ideales para un thriller sobre altos cargos con manos sucias o una sátira sobre políticos peleles. Son la levadura envenenada que ha hecho subir la masa de algunas de las mejores series de televisión de los últimos años. ¡Ojo! que hablamos de series internacionales. Porque en España, ni rastro de spin doctors en nuestras pantallas. Como ficción política televisiva (cine, cómic, literatura o teatro son otra cosa) se hace tan poca… De hecho, no se hace. Y así nos va. Creadores y programadores de series de tele de este país, leed mis labios: CO-BAR-DES.

Arias Cañete

De hecho, la pregunta debería ampliar su radio de acción y ser más amplia. Habría que pasar del “¿por qué no hay ficción política española que incluya a los spin doctors?” a “¿por qué no hay una política española que deje intuir que detrás hay un spin doctor?”. Porque, si los hay, son malísimos. Numerazos recientes de alto grado de bochorno como el de Ana Botella en su declaraciones sobre la final de Champions (bueno, en realidad, como cualquier intervención de la esposísima) o el affaire “Homo cañetus” nos hacen dudar de que exista algún spin doctor en nómina del PP (con sueldo en A o en B, da lo mismo). O peor: ¡Igual sí lo hay! Y el muy trapisondista idea estas charlotadas como cortinas de humo que desvían nuestra atención sobre los asuntos que realmente importan a este gobierno y de los que no quieren que nos demos cuenta. En cualquier caso, también sería para compadecerle. Con actores tan pésimos no es fácil ejercer de demiurgo. Qué buena comedia de las de reír por no llorar habría ahí.

Joan Pons
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores