Escuadrón Suicida es la adaptación del cómic homónimo de DC Comics.
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Cine y TV

Escuadrón suicida: Payasos macabros y bromas asesinas

Escuadrón suicida: Payasos macabros y bromas asesinas
Joker

John Wayne Gacy, Jr. fue un asesino en serie estadounidense que violó y mató a treinta y tres jóvenes entre 1972 y 1978. He dressed up like a clown for them/ with his face paint white and red. Así lo describía el cantautor Sufjan Stevens en la canción que dedicó al apodado El payaso asesino, porque

John Wayne Gacy, Jr. fue un asesino en serie estadounidense que violó y mató a treinta y tres jóvenes entre 1972 y 1978. He dressed up like a clown for them/ with his face paint white and red. Así lo describía el cantautor Sufjan Stevens en la canción que dedicó al apodado El payaso asesino, porque hacía servicios sociales en desfiles y fiestas infantiles vestido de bufón.

Una historia así justifica por sí sola cualquier caso de coulrofobia, ya sabes, el miedo irracional a los payasos. Sin embargo, por lo general, este temor tiene orígenes menos dramáticos: a muchos niños les asusta la cara pintada, la mueca estridente, y ese temor infantil supone un terreno abonado para la literatura y el cine, que provocan lo que en psicología se denomina disonancia cognitiva: dos percepciones simultáneas y opuestas. El payaso, normalmente relacionado con la diversión, de golpe se nos muestra como un sádico.

pennywise-it-stephen-king-literatura-elhype

A estas alturas ya debes estar pensando en la novela It de Stephen King, con ese macabro Pennywise que Tim Curry interpretó en el cine, pero King no inventó el género de los payasos macabros. En 1849, Edgar Allan Poe ya lo hizo en su relato Hop-Frog, en el que un enano convertido en bufón quema vivo a su rey en venganza por las humillaciones sufridas por su esposa.

A finales de ese mismo siglo, en 1890, el payaso maligno tendrá un nuevo momento de protagonismo en la ópera Pagliacci de Ruggero Leoncavallo, todo un ejercicio de metaficción en la que el personaje principal, Canio, es el jefe de una compañía teatral que a su vez interpreta a Pagliaccio (Payaso). Realidad y ficción se confunden y finalmente Canio, caracterizado como Pagliaccio, acuchilla a su esposa -también actriz- en un ataque de celos en plena función. Para que luego digan que la ópera es aburrida.

Parece claro pues que el payaso ya poseía hace más de un siglo un gran potencial para el terror y el crimen. Solo era cuestión de tiempo que este arquetipo abandonase la alta cultura y diera el salto a géneros más populares.

The clown prince of crime

el-joker-comic-elhype

1941. El mundo está en guerra, pero los niños estadounidenses están más preocupados por las andanzas de un hombre murciélago que protagoniza la revista Detective Comics, una de las más notorias en aquellos primeros años del tebeo de superhéroes. Batman es tan popular que pronto da el salto a su propia colección, y en el número 1 enfrenta por primera vez a quien se convertiría en su gran némesis: el Joker, con el rimbombante apodo de El príncipe payaso del crimen, que representaría por su imagen y por su personalidad lo opuesto al héroe -colorido, irracional y con un retorcido sentido del humor.

Para diseñar su aspecto, los autores Bob Kane, Bill Finger y Jerry Robinson se inspiraron en el protagonista de El hombre que ríe, una película de 1928 basada a su vez en una novela de Víctor Hugo cuyo personaje central, Gwynplaine, tiene lo que los británicos llaman una Glasgow smile: un tajo en la comisura de los labios que deja una cicatriz semejante a una sonrisa. Bingo: la misma cicatriz que lucía Heath Ledger en El Caballero Oscuro, por si necesitábamos más motivos para admirar a Christopher Nolan. Lo cierto es que es difícil imaginar mejores Joker y Batman en la pantalla que los suyos. Tras la decepcionante versión del héroe mostrada en Batman V. Superman, ahora le toca el turno al villano en Escuadrón Suicida.

Escuadrón Suicida es la adaptación del cómic homónimo de DC Comics, que cuenta la historia de un grupo de supervillanos a los que el gobierno ofrece la oportunidad de reducir sus condenas a cambio de participar en misiones de alto riesgo. Aunque no se conocen muchos detalles del argumento, una de esas misiones podría ser atrapar al peor de todos ellos, el Joker, esta vez encarnado por Jared Leto. Vaya por delante: hay que tener los huevos bien puestos para retomar el papel después de que Heath Ledger ganara un Oscar (póstumo) por interpretarlo. Vale, Ledger también demostró valor recogiendo el testigo de Jack Nicholson, pero ¿estará el listón demasiado alto para Leto? Él viene de ganar su propia estatuilla por Dallas Buyers Club, sí, pero ¿tendrá Escuadrón Suicida el guión que le permita salir vivo de ésta? Desde luego, en la historia de DC Comics no faltan buenas tramas para nutrir el siniestro arlequín glam en el que se ha convertido para la cinta, y por su actitud durante el rodaje (gastando macabras bromas a sus compañeros de reparto) parece preparado para dar rienda suelta al Joker más salvaje.

Uno de los problemas de las versiones del Joker ofrecidas por Christopher Nolan y Tim Burton es que narran siempre su primera aparición, lo que supone solo la punta del iceberg de la encarnizada rivalidad que ha mantenido con Batman durante 75 años de historietas.

En las viñetas ha cometido atrocidades que dejan al Pennywise de Stephen King a la altura de Miliki. ¿Y si el Joker de Jared Leto se inspirase por ejemplo en la historia Una muerte en la familia, en la que el villano apalea a Robin con una palanca metálica y después lo vuela por los aires? ¿O bien en La broma asesina, donde secuestra y veja al comisario Gordon, además de dejar paralítica y (supuestamente) violar a su hija Barbara, también conocida como Batgirl?

El Joker

En efecto, violar está en los antecedentes penales del Joker en los cómics. Y despellejar viva a la gente. Y dinamitar orfanatos. También muestra especial inclinación por la violencia doméstica, maltratando física y psicológicamente a su pareja, Harley Quinn, interpretada en Escuadrón Suicida por la ascendente Margot Robbie. Su enfermiza relación daría para un artículo aparte, pero para comprenderla basta con leer el cómic Amor Loco (o ver el episodio homónimo de la magnífica serie animada).

En definitiva, la maldad del Joker debería provocar en la ficción los mismos escalofríos que John Wayne Gacy despertó en el mundo real, pero es poco probable que Escuadrón Suicida, calificada para mayores de 13 años, se adentre en las facetas más despreciables del personaje. Tendremos que conformarnos con un nuevo plan alocado, más colores estridentes y una risa tan contagiosa como el ébola e igualmente mortal.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Wonderful Beirut – IVAM

LO + VISTO

Últimos artículos del autor




Nuestros autores