Owen Pallett: el mago del pop volátil - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Owen Pallett: el mago del pop volátil

  • En Música
  • 11 diciembre, 2014
  • 70 visitas
Owen Pallett: el mago del pop volátil

El compositor y multiinstrumentista canadiense Owen Pallett recala con banda en España para presentar el extraordinario In Conflict, un álbum en el que su síntesis de clasicismo y modernidad alcanza sus mejores cotas de refinamiento. En el improbable caso de que no hayan oído nunca hablar de Owen Pallett, traten de imaginar a alguien capaz

El compositor y multiinstrumentista canadiense Owen Pallett recala con banda en España para presentar el extraordinario In Conflict, un álbum en el que su síntesis de clasicismo y modernidad alcanza sus mejores cotas de refinamiento.

En el improbable caso de que no hayan oído nunca hablar de Owen Pallett, traten de imaginar a alguien capaz de aunar clasicismo y modernidad en una dimensión paralela en la que puedan darse la mano David Sylvian, Patrick Wolf, Rufus Wainwright, Ultravox, Andrew BirdBrian Eno o Björk.

Amamantado en la música clásica (su padre era organista) y fogueado en el chasquido de esa electrónica minimalista a cuyos rigores ha tenido que recurrir tantas veces en directo, para pasear su personalista propuesta, el canadiense cuenta (a sus 35 años) con un bagaje a sus espaldas que ya quisieran para sí cientos de artistas más experimentados. Y no porque su discografía sea especialmente frondosa (dos álbumes como Final Fantasy y otros dos a su nombre, cuando tuvo que abandonar su antiguo alias para no incurrir en confusión con el famoso videojuego), sino por las cotas de distinción y refinamiento a las que ha llegado a través de una carrera que se pasea unos cuantos palmos por encima de lo acostumbrado por el común de los mortales.

Consumado violinista, arreglista, compositor y vocalista, Pallett ha formado parte en la última década de la formación para el directo de bandas como Les Mouches o Picastro, amén de compartir giras con formaciones algo más célebres, en cuyo discurso los arreglos de cuerda juegan un papel esencial: The Hidden Cameras y Arcade Fire. Para estos últimos, participó como un miembro esencial en los álbumes Neon Bible (Merge, 2007) y The Suburbs (Merge 2010). Esta es una demostración de lo que es capaz de hacer él solo, a la hora de llevar a escena el “No Cars Go” de Arcade Fire (una de las piezas indispensables de Neon Bible), deshuesándola sin hacerla perder su esencia.

El formato en el que se le puede ver en esta captura de video es el mismo con el que recaló por última vez en Valencia, en una tarde de octubre de 2006 en el ya clausurado Colegio Mayor Lluis Vives: solo y acompañado de su arsenal instrumental. Por suerte, en la gira cuya manga hispana comienza mañana viernes 12 de diciembre en Madrid (TClub), continúa el sábado 13 en Barcelona (Apolo, dentro del Festival Mil.lenni) y finaliza el domingo 14 en Valencia (Espai Rambleta), el de Toronto vendrá acompañado de una banda al completo.

Desde aquella lejana visita a Valencia (aunque sí ha estado presente más tarde en Madrid o Barcelona), Pallett ha tenido tiempo también de participar, precisamente junto a Win Butler y Regine Chassagne (la pareja nuclear de Arcade Fire),  en la banda sonora de la película The Box (Richard Kelly, 2009) así como en una formación más representativa de Arcade Fire para el soundtrack de Her (Spike Jonze, 2013). Por esta última, engrosó una nominación a la mejor banda sonora original en los 86 premios Oscar.

El primer álbum que editó a su nombre, tras la travesía de Final Fantasy, fue el excepcional Heartland (Domino, 2010), aunque todas las previsiones se han visto superadas cuatro años más tarde por el sobresaliente In Conflict (Domino, 2014). Un nuevo álbum que vio la luz poco antes del verano, y que atestigua la cristalización absoluta de todas las potencialidades esbozadas a lo largo de toda una década. Un puñado de canciones pasionales, grandilocuentes, estupendamente acicaladas y más certeras que nunca.

In Conflict, álbum al que el mismo Brian Eno ha aportado una pátina de crédito (si es que era necesario) con la introducción de algunas voces y teclados, encarna la versión más accesible de un artista al que, con razón, se le ha aplicado el calificativo de pequeño genio. ¿Hacen falta más argumentos para no perderle ojo?

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores