No eres periodista, eres un chivato - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

La gran aventura de Pérez

No eres periodista, eres un chivato

No eres periodista, eres un chivato

¿Por qué lo llaman periodismo ciudadano cuando quieren decir subir una foto y quejarse? Uno de los daños colaterales más aberrantes de la aparición de las redes sociales y los dispositivos móviles con conexión a Internet es el ciudadano chivato. El ciudadano chivato es ese que cree, erróneamente, que hace un servicio público cuando se

¿Por qué lo llaman periodismo ciudadano cuando quieren decir subir una foto y quejarse?

Uno de los daños colaterales más aberrantes de la aparición de las redes sociales y los dispositivos móviles con conexión a Internet es el ciudadano chivato.

El ciudadano chivato es ese que cree, erróneamente, que hace un servicio público cuando se entera por casualidad de algo que cree que debería ser denunciado, y utiliza los medios a su alcance (las redes sociales y los dispositivos de movilidad, básicamente) para llegar a mucha gente.

El ciudadano chivato es conspiranoico de una manera enfermiza y expone a todo aquel que quiera escucharle su teoría sobre la manipulación económica y política de los medios de comunicación, sobre la falta de transparencia y la censura omnipresentes que gobiernan nuestra vida. Los medios de comunicación son Satanás, la némesis eterna del ciudadano chivato.

Sin embargo, nomás tiene un móvil en la mano se autoproclama periodista ciudadano, como si la simple mención de sustantivos comunes legitimaran su acción. Ni siquiera piensa que el periodismo es mucho más que contar cosas, básicamente porque no piensa. Se limita a compartir sus quejas ante lo que considera injusticias, corrupción o mal gusto, amparándose en la libertad de expresión y el derecho a la información.

Le reconocerás porque, a pesar de que su vida es una queja continua, nunca se ha tomado la molestia de desplazarse a una oficina del ayuntamiento, por ejemplo, para poner una queja sobre un servicio deficiente porque, claro, no sirve para nada quejarse. O eso dice en voz alta, mientras secretamente piensa que levantarse un rato antes para ir al ayuntamiento y materializar su queja donde toca es un rollo y, además, va a tener que dar su nombre y dirección, y a ver si esto le va a traer problemas.

Este ciudadano chivato ha encontrado en las redes sociales su altavoz perfecto: sus quejas, lo que él llama “sus denuncias” son aclamadas en la Red. Lo sabe y se crece porque, ¿a quién no le gusta que le jaleen por ir contra el poder establecido? Es difícil resistirse a la fama y la gloria, por efímeras e indecentes que sean en algunos casos.

Empujado por el auge del llamado periodismo ciudadano, el ciudadano chivato está convencido de que al publicar una foto de Rita Barberá con los pies sobre el asiento hace un servicio público propio del mejor periodismo, que su existencia es imprescindible para la democracia y que, sin personas como él, el mundo sería mucho peor.

Y se equivoca completamente.

Pérez
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores