Netflix en España, un futuro de emociones aseguradas - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Pérdida de series

Netflix en España, un futuro de emociones aseguradas

Netflix en España, un futuro de emociones aseguradas

La plataforma de streaming norteamericana tiene entre manos estrenar decenas de producciones originales propias en los próximos años. Y todo pinta muy bien. Pese a que Netflix todavía no ha desembarcado en España, sí que vuela sobre las cabezas de sus futuros clientes la posibilidad de que muchas series internacionales no vayan a estar disponibles

La plataforma de streaming norteamericana tiene entre manos estrenar decenas de producciones originales propias en los próximos años. Y todo pinta muy bien.

Pese a que Netflix todavía no ha desembarcado en España, sí que vuela sobre las cabezas de sus futuros clientes la posibilidad de que muchas series internacionales no vayan a estar disponibles en el servicio de streaming norteamericano debido a los conflictos de derechos que hay en el país. Este es un debate acertado que, sin embargo, no debería preocupar en exceso a todos aquellos espectadores que ya tenían pensado contratar Netflix a su llegada, que será el próximo mes de octubre, tal y como confirmó Vodafone hace un par de días. ¿Y por qué no?

La producción, distribución y exhibición de series de televisión y películas se encuentra en pleno punto de inflexión por culpa de (o gracias a) Netflix. El mastodonte audiovisual puede colocarse el casco de conquistador porque en apenas unos años ha dado un giro casi completo al entendimiento que se tenía de las tres fases básicas de la industria y eso es algo que sus clientes van a agradecer en cuanto a la disponibilidad del contenido. ¿Y por qué iban a hacerlo?

Daredevil

Netflix es una compañía que lleva ya varias temporadas inmersa en la producción y exhibición -el paso de en medio no les hace falta- de contenido audiovisual original. Tras el éxito de series como House of cards u Orange is the new black, que también han contado con el respaldo de la crítica, este ha sido el año clave en el que Netflix ha podido demostrar sus ambiciosas intenciones. Al ritmo de dos temporadas mensuales, la plataforma ha estrenado decenas de producciones propias que todavía están lejos de contar con distribución en España, con lo que sus próximos clientes podrán disfrutar de ellas sin tener que mirar etiquetas (¿es esta de Atresmedia? ¿De Movistar+?). Y ahí andan las geniales Unbreakable Kimmy Schimdt, Marvel’s Daredevil, Bloodline, Sense8, Narcos o BoJack Horseman. Pero, ¿por qué iba a ser eso suficiente?

Probablemente no lo sea, salvo que lo emocionante de un proyecto como Netflix, tan dado al cambio y a la apuesta por nuevas formas de convencer a su audiencia de que son el mejor servicio de streaming disponible, es que esto es solo el principio. Quizá no sea una gran noticia saber que Netflix llegó a un acuerdo con Adam Sandler para producirle hasta cuatro películas, pero sí lo son los proyectos televisivos con Judd Apatow (Love), Baz Luhrmann y Shawn Ryan (The Get Down), Peter Morgan y Stephen Daldry (The Crown), Maria Bamford y Sarah Silverman (Lady Dynamite), Mitchell Hurwitz (Flaked), Chelsea Handler (tendrá su propio show), Brit Marling y Zal Batmanglij (The OA) y todo lo que quieren hacer con Marvel Studios (Jessica Jones, Iron Fist, Luke Cage y The Defenders); O los cinematográficos con Idris Elba y Cary Fukunaga (Beasts of No Nation), Brad Pitt y David Michôd (War Machine), Yuen Woo-ping y Harvey Weinstein (Crouching Tiger, Hidden Dragon II: The Green Legend), Jamie Dornan y Kevin Brodbin (Jadotville) y los hermanos Duplass (hasta cuatro películas en camino). Son muchos nombres con proyectos interesantes, ¿no?

Beasts of no nation

La clave será ver qué tal funcionan estos estrenos en Netflix y que sea la compañía la que decida si continuar con esta increíble expansión de su rama de contenidos originales -es improbable que alguien les pare-. Por el momento, tanto las grandes cadenas de cines, que se negaron a proyectar la secuela de Tigre y dragón por lo “arriesgado” de estrenarla al mismo tiempo que en un servicio de streaming; Como los propios directores y productores de muchas películas, que en festivales como Sundance rechazaron ofertas más suculentas sólo por tener asegurada una distribución pequeña en salas de cine en vez de en streaming, se muestran reticentes hacia al cambio, pero Netflix quiere (y debería poder) convencerles. Será cuestión de meses comprobar si el paso ha sido el correcto, pero más vale que estemos bajo el amparo del gigante audiovisual para entonces, porque 500 millones de dólares van a ir directos a contenido original el próximo año y no deberíamos perdernos NADA.

PD: Este artículo de Variety sobre el tema merece la pena.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores