Es el momento de subirse a los tejados - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
UOC – Dic17 – Banner cabecera
728 x 90

24 Hours NY People

Es el momento de subirse a los tejados

Es el momento de subirse a los tejados

Ocuparlos, relajarse y disfrutar. De las vistas y las compañías. La vida en Nueva York es eso que pasa en las alturas. Ha llegado el momento de ocupar los tejados, de subirse a ellos y admirar la ciudad. Es la mejor manera de conocer Nueva York y enamorarse de ella, otra vez. Ha llegado ese

Ocuparlos, relajarse y disfrutar. De las vistas y las compañías. La vida en Nueva York es eso que pasa en las alturas.

Ha llegado el momento de ocupar los tejados, de subirse a ellos y admirar la ciudad. Es la mejor manera de conocer Nueva York y enamorarse de ella, otra vez. Ha llegado ese momento, el mejor del año. Ese en el que la ciudad recuerda a sus vecinos por qué mereció la pena aguantar el frío, gélido invierno; y les da razones a sus visitantes para volver una y otra vez.

Nueva York lo sabe. Sabe que es más bonita desde las alturas y por eso abre muchos de sus tejados, los famosos rooftops, al público*. Al atardecer y durante la noche. Pero también durante el día, como el Roof Garden del Museo Metropolitan, abierto desde el 29 de abril y hasta que Central Park empieza a amarillear en octubre. Donde se va a beber martinis, desde las 10 de la mañana, pero también a comer y a ver arte. Este año, Dan Graham, en colaboración con el paisajista Günther Vogt, ha construido uno de sus famosos pabellones de cristal, titulado Hedge Two-Way Mirror Walkabout. Será transparente y reflectante, una forma distinta de admirar la ciudad y el parque.

En mayo, además, empieza otro clásico ya de los tejados de Nueva York, el Rooftop Films Festival. Cine y la ciudad a tus pies. Posiblemente no haya mejor combinación. ¿O sí? Sí. Las proyecciones (muchas gratuitas) se suelen completar con conciertos y charlas con los directores y actores. Y, por supuesto, fiesta. En esta 18 edición, el festival incluye dos buenos ejemplos del actual cine español: 10.000 Km y La casa Emak Bakia.

Rooftop Film Museo de El Barrio

Por último, no hay mejor excusa para subirse a los tejados que subirse a los tejados y quedarse mirando al infinito de esta ciudad. Sin arte, sin cine. Una cerveza fría o un cóctel de firma  y algo de música. Y mirar al infinito. Yo tengo mis favoritos: el Soaked del Hotel Mondrian en el Soho, vistas de 360 grados sobre Nueva York; The Press Lounge y la puesta de sol en el Hudson.

The Press Lounge

The Ides en el Wythe Hotel, las vistas más hipsters y más bonitas de Manhattan desde Williamsburg, para llegar al atardecer y no irse en toda la noche; o sí, pero sólo para saltar a otro tejado, menos pretencioso, el del Berry Park, que será EL bar este verano para los que quieran seguir el Mundial. Dentro del bar, eso sí. A mí me buscáis y me encontraréis subida a los tejados.

*También hay muchos privados. La gran suerte es tener amigos o amigos de amigos con azoteas privilegiadas. Y si no los tienes, un truco para sentirte algo exclusivo: googlear “rooftop party” antes de salir. Encontrarás muchas y buenas sorpresas. 

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

UOC Dic17 – Robapaginas 1

LO + VISTO

Curiosite 2017

Últimos artículos del autor







ART Bancaja

Nuestros autores




Pels Pels – Teatre Talia



UOC Dic17 – Robapaginas 2