Martín López Lam: "Hay tan pocos autores como editores" - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
728 x 90

Slow Movement

Martín López Lam: “Hay tan pocos autores como editores”

Martín López Lam: “Hay tan pocos autores como editores”

Martín López Lam vino a Valencia del sur para terminar sus estudios de Bellas Artes y, desde entonces, no ha parado. Dibujante, artista gráfico, editor de su propia editorial (Ediciones Valiente) y agitador cultural, involucrado en diferentes proyectos en torno a la publicación independiente, la serigrafía y la ilustración, es también uno de los nombres claves que

Martín López Lam vino a Valencia del sur para terminar sus estudios de Bellas Artes y, desde entonces, no ha parado. Dibujante, artista gráfico, editor de su propia editorial (Ediciones Valiente) y agitador cultural, involucrado en diferentes proyectos en torno a la publicación independiente, la serigrafía y la ilustración, es también uno de los nombres claves que está detrás de festivales de la talla de Tenderete. Lleva tiempo viajando de un sitio a otro, recogiendo lo mejor de cada lugar.

Ahora regresa temporalmente a la ciudad donde se terminó de formar, así que aprovechamos su visita para charlar con él, junto al inestimable y melómano librero de la librería Bartleby, David Brieva.

ALEJANDRO SERRANO: ¿Cómo surgió la idea de organizar un festival como Tenderete?

MARTÍN LÓPEZ LAM: Surgió de casualidad. En septiembre del año 2010 vinieron a Valencia los portugueses de Chili Com Carne, que estaban haciendo una muestra-gira por Europa y llegaron a Lavakerí, que por entonces la llevaba Susana, con ayuda del Parras y mía. Ahí montamos una muestra, conocimos a los portugueses y éstos nos dijeron que hacían un festival en Lisboa, la Feria Laica. En diciembre del mismo año fui al festival y vi cómo la organizaban, a la vuelta pensé que no parecía tan complicado montar algo así, siempre y cuando hubiera gente interesada. Una de esas personas fue Clara Iris. Al final, fue todo muy improvisado.

Festival Tenderete. Martín

DAVID BRIEVA: ¿Y cuál es tu interpretación sobre por qué funciona tan bien un festival como el Tenderete?

M.L.L.: Por un lado es moda, por otro necesidad y por otro, también porque el contexto de producción está cambiando. La tecnología nos ha permitido autoproducirnos de una manera mucho más económica y sencilla. Aunque existe también la precariedad en el mundo editorial. No es un fenómeno solo local, ni nacional, se esta dando desde hace muchos años en todos lados. Es curioso.

D.B.: Pero es llamativo que autores que en el pasado podrían haber sido marginales completamente, ahora son muy conocidos, gracias a Internet.

M.L.L.: Recientemente, estuve hablando con unos amigos franceses que me contaban que en Francia, el mundo editorial es terrible en la compra-venta de derechos, y que los libros no duran mucho más de una semana en el mercado. Por eso a los editores les sale mejor pagar un adelanto y destruir los libros, que moverlos. De lo cual se sustrae que nadie mejor que tú va a cuidar de tu obra. Personalmente, yo no voy a dar mi obra a alguien para que después de imprimir mil libros, al cabo de dos meses los destruya. Igual a alguien le interesa seguir esta lógica del mercado, pero a mí, desde luego, no.

Festival Tenderete. Martín López Lam

D. B.: Es la cultura del pelotazo. Si uno de cada diez libros que publico lo peta, el resto fracasa. Pero el que lo peta, como me cubre los gastos, me mantiene en esa dinámica. ¿Algún ejemplo de resistencia frente a todo esto?

M.L.L.: Un ejemplo puede ser la editorial Media Vaca, que no se agobia para sacar miles de títulos cada mes. Van poquito a poco y se nota que han trabajado, porque muchos editores no ejercen como tales, sino que más bien son publicadores. Firman derechos y los mandan a imprimir. Luego están los editores, como el caso de Media Vaca, que construyen la obra acompañando y dialogando con el autor. O por ejemplo, cuando lees un libro de la editorial Autsider, que además de títulos propios también publica con derechos, te das cuenta de que le han dado la vuelta al libro y lo han hecho suyo. Eso es muy difícil y ahí es donde se nota la mano del editor. En general, las editoriales pequeñas, quizá por ser pequeñas y trabajar a una escala alcanzable, cuidan más estas cosas. Uno se siente más cómodo en entornos así.

D.B.: ¿Crees que hay pocos editores?

M.L.L.: De la misma forma que hay pocos autores, hay pocos editores.

A.S. ¿Qué línea piensas que habría que seguir en el mundo editorial?

M.L.L.: El trabajo de uno debería marcar la ruta de cada obra. No digo que la gente que siga una línea X no sea honesta con su trabajo, pero me refiero a que no cambias nada del mundo en general, y acabas siendo condescendiente con lo que está pasando. Por ejemplo, temas sensibles como son los relacionados con los refugiados, las guerras, la inmigración o la igualdad, los artistas e ilustradores que participan dentro de campañas que promueven ciertos valores, me parece muy bien que trabajen sobre ello, lo admiro y comparto, pero haciendo una gráfica comercial y/o insulsa, me resulta contradictorio, porque el mensaje está muy bien, pero la forma está perpetrando un sistema que a grandes líneas, es este mundo injusto, sigues alimentando un paradigma. Por eso me parece me parece más políticamente incorrecto dibujar mal, por llevar la contra a lo que se debe dibujar, que dibujar bien y decir las cosas que la gente quiere oír.

D. B.: Vienes de Perú, viajas un montón por Europa, ¿pero te gusta viajar o lo haces por necesidad?

M.L.L.: Es una cuestión de necesidad, se trata del siguiente paso a autoditarse. Una vez tienes la obra, vas a tener que llevarla de un sitio a otro, porque las obras no se terminan con el dibujo, ni al mandarlas a la imprenta. Se acaba enviándola a las tiendas, por correo a los lectores, o cruzándote el mundo con ellas. En definitiva, se trata de ir creando (ampliando) tu propio círculo. Y si piensas que tu trabajo se termina con el último dibujo, no te autoedites y envíalo a la editorial.

Ssstendhal. Martín López Lam

A.S. ¿Qué echas de menos a nivel local?

M.L.L.: Que no haya más espacios, porque los que hay ya están copados. Y a la gráfica local, como nacional, le falta más fuerza e identidad. Hay muchos profesionales muy buenos, pero aún le falta ese puntito. Porque así como en Francia o Italia puedes identificar cada escuela, aquí no ocurre lo mismo, es más disperso. Quizá porque hay demasiadas influencias. Los portugueses, en ese sentido, nos tienen mucho más adelantados, pero vamos, es una apreciación personal y puedo estar equivocado y completamente cegado por mis obsesiones. Otra cosa que hecho en falta es hablar más del tema de autoproducción y más autocrítica; la parte de fiesta la tenemos cubierta en Tenderete, pero en la parte de charla, la teoría, estamos flojos. O quizá trabajar más en grupo, no creo que exista un grupo fuerte que trabaje como colectivo, existen, sí, grupos de individuos cada uno con su propia movida, pero el resultado es solo eso: un batiburrillo de muchas cosas individuales. Deberíamos plantearnos abandonar un poco el concepto de autor en pro del concepto grupo.

A.S. ¿Qué proyectos te traes entre manos?

M.L.L.: Bueno, ahora mismo tengo pendiente un arroz con tofu y jengibre.

A.S. ¿Y hacia dónde se dirige Martín López Lam?

M.L.L.: Hacia casa, a cocinar antes de que vuelva mi pareja del trabajo.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

1 Comentario

  • 04/12/2017 – Comics Workbook
    12 Abril, 2017, 1:49 pm

    […] Alejandro Serrano entrevista a Martin Lopez Lam artista gráfico,editor, agitador cultural. De hablan? De todo. […]

    REPLY
Por los pelos – Talia

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Robert Frank – IVAM

Nuestros autores