Las rarezas de Kirk Douglas que un cinéfilo debe conocer
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Las rarezas de Kirk Douglas

Las rarezas de Kirk Douglas

Issur Danielovitch, conocido por todos con el nombre de Kirk Douglas, cumple cien años. Una de las últimas estrellas de Hollywood en vida, con el permiso de Olivia de Havilland, que hace solo unos meses también llegó a la centena. Douglas ha interpretado más de noventa papeles a lo largo de su carrera, algunos muy

Issur Danielovitch, conocido por todos con el nombre de Kirk Douglas, cumple cien años. Una de las últimas estrellas de Hollywood en vida, con el permiso de Olivia de Havilland, que hace solo unos meses también llegó a la centena. Douglas ha interpretado más de noventa papeles a lo largo de su carrera, algunos muy conocidos en obras maestras como El gran carnaval, Espartaco, Los vikingos o Cautivos del mal, pero también ha estado presente en un buen número de rarezas. Se trata de películas, algunas olvidadas, que mostraban la faceta más arriesgada del actor norteamericano de origen ruso, a continuación, repasamos cinco de ellas. Un repóquer de títulos a reivindicar que también ayudan a conocer la cara oculta interpretativa de Douglas.

La luz del fin del mundo (1971)

Una de las adaptaciones cinematográficas más viscerales sobre una obra de Julio Verne, y una película de piratas enloquecida, que en muchos tramos se acerca al territorio del exploit. La luz del fin del mundo está rodada casi íntegramente en el Cap de Creus y Cadaqués (que simula la Patagonia argentina), y en ella Kirk Douglas, que gastaba ya 55 años, interpreta al trabajador de un faro que deberá hacer frente a la visita inesperada de un grupo de corsarios homicidas (entre ellos nuestros Víctor Israel y Aldo Sambrell) liderados por un inolvidable Yul Brynner. Vamos, una especie de proto-Jungla de Cristal en una isla rocosa con Douglas haciendo un papel súper-físico de héroe solitario a lo Bruce Willis. Ojo, también hay una breve aparición de Fernando Rey.

 Dr. Jekyll and Mr. Hyde (1973)

A Kirk Douglas le gustaba cantar. Lo comprobamos en 20.000 leguas de viaje submarino con su inolvidable arponero Ned Land. Ahora bien, nunca imaginamos que se atrevería a protagonizar en solitario un musical. Y menos uno basado en El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson. En Dr. Jekyll and Mr. Hyde, emitida originalmente en la televisión y ahora convertida en un título de culto, Douglas no solo interpretaba las dos versiones del personaje principal, sino que también cantaba y bailaba al más puro estilo de Fred Astaire. Una rareza absoluta, que conviene recuperar con urgencia, en la que también intervenían Donald Pleasance, Michael Redgrave y Susan George.

 La tercera víctima (1974)

TV-movie dirigida por un especialista en el género, Daniel Petrie, que presenta uno de los papeles más controvertidos de la carrera de Douglas; algo que demuestra que al actor norteamericano no le asustaban los retos. Un profesor de escuela con el mote de ratoncillo (mousey en inglés), humillado y ninguneado por todo el mundo, que acabará convertido en un psicópata cuando su mujer e hijo le abandonan. La tercera víctima es una película oscura y bastante bruta que en su último tramo se convierte en una convincente home invasion de aires hitchcockianos. Por cierto, el personaje de Douglas es una mezcla entre la Glenn Close en Atracción fatal y el Michael Douglas de Un día de furia.

Holocausto 2000 (1977)

Hubo una época en que los italianos fueron los mejores a la hora de rehacer éxitos del cine americano, incrementando en el proceso las dosis de delirio que pudiera tener el original. Y Holocausto 2000 pertenece a esa era y categoría.  La película de Alberto de Martino partía de La profecía de Richard Donner para proponer su propia versión de la llegada del hijo del Anticristo, con Kirk Douglas haciendo de sufrido padre de la bestia a lo Gregory Peck. Nuestro hombre, como en todas las películas en que ha estado, se entregó a la causa de de Martino ciegamente. Algo que queda patente en una escena loquísima del filme donde Douglas aparece totalmente desnudo.

 Historias de la cripta: Cobarde (1991)

Sí, Kirk Douglas participó en la serie de televisión de terror Historias de la Cripta. Y además lo hizo en uno de los mejores episodios de la tercera temporada. Un capítulo que venía a ser una relectura retorcida y con muy mala baba de Senderos de gloria de Stanley Kubrick, protagonizada también por Douglas. Dirigida por Robert Zemeckis y de presupuesto holgado (las escenas de guerra son alucinantes), Cobarde enfrenta a un general de mano dura (un Douglas que rondaba ya los 75 años) con su hijo, un teniente cobardica (Eric Douglas, vástago en la vida real de nuestro protagonista. Muerto en 2004 a causa de una sobredosis) que deberá hacer frente a un consejo de guerra.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.