La Semana Santa en pantalla - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

La Semana Santa en pantalla

La Semana Santa en pantalla

Llegan las vacaciones de Semana Santa. Monas, bacalao, torrijas, procesiones, viajes… No obstante existe una costumbre que data de más de cincuenta años, tan recurrente y antigua que ya debería considerarse una tradición: la emisión en televisión de películas de romanos y de temática religiosa. Filmes tan legendarios como Ben Hur, Los Diez Mandamientos o

Llegan las vacaciones de Semana Santa. Monas, bacalao, torrijas, procesiones, viajes… No obstante existe una costumbre que data de más de cincuenta años, tan recurrente y antigua que ya debería considerarse una tradición: la emisión en televisión de películas de romanos y de temática religiosa. Filmes tan legendarios como Ben Hur, Los Diez Mandamientos o Quo Vadis nos visitan invariablemente año tras año formando parte también de la atmósfera característica de Pascua.

Sin embargo, se trata de películas vistas repetidamente por el público más adulto, que resultan soporíferas para el público más joven. La explicación es obvia, sus peleas carentes de realismo, diálogos forzados y larga duración poco o nada pueden atraer a los millennials.

En este artículo os ofrecemos una selección de  propuestas para disfrutar estas vacaciones, una serie de películas y series de temática religiosa y peplum dirigidas a quienes busquen opciones alejadas de convencionalismos, obras que brindan perspectivas más originales y libres de artificios.

La Pasión de Cristo (The Passion of the Christ, Mel Gibson, 2003)

Que Jesucristo es el personaje histórico que más películas ha protagonizado es un hecho. No obstante este filme es diferente, se aleja de los convencionalismos de sus predecesoras. Es crudo, intenso, polémico. La película del más que devoto director australiano Mel Gibson nos muestra durante dos horas el tormento que el Mesías sufrió para el perdón del pecado del mundo, sin ningún tipo de censura. Se muestra la faceta más humana de Jesús de Nazaret, como un activista por la paz que pone de los nervios a las élites sociales. Una serie de elementos que la hacen atractiva para todo tipo de público, sea cual sea su confesión.

Roma (Rome, Varios directores, 2005)

Después de que la HBO nos ofreciera joyas como Los Soprano y The Wire, nos brinda, en coproducción con la BBC, la historia de dos legionarios romanos testigos del fin de la república y del ascenso del imperio. Rodada en los estudios Cinecittà, cuenta con unos escenarios hermosísimos, que permitieron una ambientación excelente.

Destaca también por destripar todos los tópicos del peplum habidos y por haber, como la idea shakesperiana de Marco Antonio, convirtiéndolo en un político ambicioso, irascible y arrogante, o la de la ciudad de Roma, mostrándola sucia, realista, profunda, alejada de la ideal gran metrópolis vista en películas como Gladiator.

Es esta una serie sobre conspiraciones políticas que engancha, un House of Cards con togas y cuchillos que se encuentra muy cerca de la perfección. Sólo hay que oír sus diálogos, que mantienen pegado a la pantalla. Pero no todo son conversaciones, los diálogos van seguidos  de intensas escenas de acción. Además, es tan breve (sólo dos temporadas), que puede verse a lo largo de las vacaciones de Pascua. 

Yo Claudio (I Claudius, Herbert Wise, 1976)

 ¿Qué se puede esperar de una serie basada en una novela de Robert Graves e interpretada por leyendas del teatro inglés? Pura calidad.

Para aquellos nacidos en los 50, Roma es una precuela de Yo Claudio. Los milenials, en cambio, considerarán a Yo Claudio una secuela de Roma. Sea como sea, para aquellos fans de los maratones de series, ésta es idónea. Si se han visto de corrillo Roma y les sobran días, pueden empezar Yo Claudio.

Ambientada entre los reinados de Octavio y Claudio, nos ofrece un Juego de Tronos ambientado hace casi dos mil años. Una lluvia de conspiraciones familiares e intrigas palaciegas que hará que el espectador desee ver un capítulo más.

El príncipe de Egipto (The Prince of Egypt, Simon Wells, Steve Hickner, Brenda Chapman, 1998)

Los niños no podían quedarse fuera de estas recomendaciones. Una representación animada del Éxodo más interesante que Los Diez Mandamientos ¿A qué se debe esto? Principalmente a que las interpretaciones de los dibujos animados son mucho más creíbles que las de Heston y Brynner. Además, los diseños de los escenarios y las vestiduras hacen creer al espectador estar en el mismísimo Egipto Antiguo. Cuenta también con una banda sonora fantástica, destacando la canción principal interpretada por Whitney Huston y Mariah Carey.

Aunque esté destinada al público más joven, los adultos también la pueden disfrutar. Muestran imágenes de cierta dureza, que permiten considerarla madura y exenta del infantilismo propio de las películas de animación. Un excelente equilibrio de contrastes permite verla en familia durante las vacaciones.

La misión (The mission, Roland Joffé, 1986)

No todo van a ser peplums. Ambientada en la América colonial española del siglo XVIII, esta película cuenta la historia de un jesuita  partidario de la oración y la paz y un soldado más partidario de la violencia y la opresión. Es un film conmovedor, de una fotografía excelente,  una música inolvidable compuesta por Ennio Morricone y un reparto de lujo, son muchos los temas que abarca, desde el perdón o la redención hasta la frontera entre la paz y la violencia. Es una película excelente, con una de las mejores secuencias del cine.

Becket (Peter Glenville, 1964)

becket-semana-santa-elhype

Adaptación cinematográfica de la obra de teatro de Jean Anouilh, narra cómo la amistad entre Enrique II y Thomas Becket va disipándose cuando éste es nombrado arzobispo de Canterbury. La película trata el tema de los principios, las ideas y la defensa de los mismos. Refleja cómo la fidelidad puede ser truncada cuando choca con el ejemplo, las creencias y los ideales. Una película muy recomendable y que invita enormemente a la reflexión.

Algo en que creer (Herrens veje, Adam Price, Kaspar Munk, Søren Balle, May el-Toukhy, Louise Friedberg, 2017)

algo-en-que-creer-semana-santa-elhype

Una serie profunda y de carácter introspectivo. Quizás su título en danés, Los caminos del Señor, se ajuste más a la idea central, la fe. Alrededor de  ella giran temas como la familia, la ejemplaridad, el fanatismo, los principios, la razón…  Todo ello enmarcado en una trama cada vez más compleja, más atractiva a medida que avanzan los capítulos. Sus personajes, interpretados por actores y actrices espléndidos, van desarrollándose de manera soberbia. El espectador es capaz de absorber sus sentimientos y llegar a sintonizar con ellos. La trama progresa adentrándose de forma paulatina en el pensamiento del espectador, permitiéndole sacar sus propias conclusiones. A pesar de los temas que trata y de su carácter reflexivo y filosófico, resulta atractiva y accesible para el espectador.

Silencio (Silence, Martin Scorsese, 2016)

 ¿Hasta dónde llegarías para defender tus ideales? ¿Hay hueco para cualquier tipo de valor en cualquier lugar? Estas son algunas de las preguntas que esta joya del cine más reciente se plantea. Intensa, angustiosa, dura, pero efectiva a la hora de dirigir al espectador hacia el camino de la reflexión. Una película con mensaje, personajes reales, una fotografía extraordinaria y una historia que no deja indiferente.

Con unas interpretaciones magistrales, hace un retrato sobre la naturaleza humana, del choque entre el espíritu de supervivencia y los principios, la intolerancia y la hipocresía. La temática, presentada en un ámbito religioso, puede trasladarse a cualquier otro.

Aníbal Moltó
CONTRIBUTOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores