La poética de los invisibles en Festival 10 sentidos - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

La poética de los invisibles en Festival 10 sentidos

La poética de los invisibles en Festival 10 sentidos

Prodigios del gueto, bailarinas sexagenarias, actores ancianos, intérpretes con síndrome de Down, inmigrantes o víctimas del maltrato, perfiles tan diversos toman la palabra en calles, museos y teatros de Valencia durante la próxima edición del festival 10 sentidos. Hillbrowfication es la mano tendida de la coreógrafa y directora Constanza Macras a un grupo de chavales de

Prodigios del gueto, bailarinas sexagenarias, actores ancianos, intérpretes con síndrome de Down, inmigrantes o víctimas del maltrato, perfiles tan diversos toman la palabra en calles, museos y teatros de Valencia durante la próxima edición del festival 10 sentidos.

Hillbrowfication es la mano tendida de la coreógrafa y directora Constanza Macras a un grupo de chavales de 5 a 19 años para imaginar un mundo distinto. Desde el gueto de Johannesburgo, el que tenía que ser un modelo y ejemplo para la ciudad –pero se convirtió en miseria y corrupción–, los niños y jóvenes sueñan, botan, bailan y fantasean con otro futuro posible.

Macras, argentina de nacimiento, pero afincada en Berlín donde dirige DorkyPark, trabajó con este colectivo en el teatro del barrio de Hillbrow. El resultado, una explosión de fantasía, ritmo y energía, es una de las perlas de un programa que del 3 al 20 de mayo se abre a toda la ciudad.

Invisibles es la palabra clave de esta séptima edición: Todos nos hemos sentido invisibles, en alguna ocasión, pero los invisibles son los viejos, los inmigrantes, los de otra raza, las prostitutas… la gente que molesta, que hacemos ver que no existe, miramos hacia otro lado; pero están ahí, comenta Meritxell Barberá, directora junto a Inma García del 10 sentidos.

Bill&Bobby de StopGap Dance Company

Bill&Bobby de StopGap Dance Company

Los creadores locales se acercan con persistencia al tema de la inmigración, así, Fill d’arena, compañía de danza que con SALT continúa su trilogía sobre el éxodo y los dramas personale; Como el equipo de Carme Teatre, que con Elegía nos planta ante el viaje de un refugiado; O como La SubTerránea, que extiende sus herramientas escénicas a personas a las que se suele poner una etiqueta (como transexuales, víctimas de maltrato, con movilidad reducida…) para crear algo juntos, con lo que tener voz y presencia más allá del supuesto colectivo al que pertenecen. A partir de sus experiencias, esta creación comunitaria hace un retrato coral sobre la diversidad y la manera de ponerla en valor individualmente.

Después de dedicar cada una de las ediciones anteriores a presentar propuestas escénicas, plásticas, musicales o literarias sobre realidades sociales concretas, como la vejez, las enfermedades mentales o la diversidad funcional, este año la muestra abraza y abarca todas las anteriores porque sobre cada una de ellas se cierne la invisibilidad.

Artistas como los de Danza Mobile, trabajando desde Sevilla por la inclusión social a través del movimiento; como los ingleses StopGap, veterana formación de danza inclusiva; como Platform-K & Les Ballets C de la B en Monkey Minds, pieza en la que Lisi Estaras indaga con bailarines de diferentes capacidades sobre el devenir constante de emociones y pensamientos en la cabeza.

Para combatir la invisibilidad de las danzas urbanas, porque están fuera de lo académico, pero tienen mucho potencial, nos dice Barberá, el festival cuenta con talleres para institutos y una conferencia bailada a cargo de Guille Vidal-Ribas y Javier Casado.

Este es uno de los múltiples guiños que el 10 sentidos hace para seducir y acercarse al máximo de gente posible. Queremos inundar la ciudad, que cada vez haya más espacios implicados. Hemos vuelto al Centre del Carme, se incorporan por primera vez MUVIM e IVAM, porque creemos que los museos deben acoger las artes vivas. Brilla en el programa el Giulio Cesare de Romeo Castellucci, un diamante escénico que se puede ver en San Miguel de los Reyes, uno de los espacios más maravillosos y desconocidos de Valencia.

La voz, la de los que quieran hacerse oír, tiene también su amplificador, literal, en una de las site specific que Marco Canevacci instala en el Centre del Carmen. En la, poéticamente llamada, Burbuja de los deseos la gente puede expresar en voz alta una idea, un anhelo que se amplifica por todo el espacio exterior.

Una metáfora de lo que quiere y viene a ser este festival, un susurro, o un grito, desde el arte para que todos sean visibles.

Festival 10 sentidos

 

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

A contratiempo – IVAM

LO + VISTO

La cena de los idiotas

Últimos artículos del autor







Nuestros autores