Just a gigoló / I Ain't got nobody + La chica del gánster - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
728 x 90

On connaît la chanson

Just a gigoló / I Ain’t got nobody + La chica del gánster

Just a gigoló / I Ain’t got nobody + La chica del gánster

Robert De Niro y Bill Murray parecían haberse intercambiado los papeles: los de policía forense loser y el de mafioso engominado. Ambos se disputaban las atenciones de Uma Thurman en La chica del gángster al son de Louis Prima. Desde que la vi en su estreno en 1993, pero sobretodo en los últimos tiempos, siempre

Robert De Niro y Bill Murray parecían haberse intercambiado los papeles: los de policía forense loser y el de mafioso engominado. Ambos se disputaban las atenciones de Uma Thurman en La chica del gángster al son de Louis Prima.

Robert De Niro y Bill Murray en "La chica del gangster"

Desde que la vi en su estreno en 1993, pero sobretodo en los últimos tiempos, siempre he pensado que La chica del gángster tenía toda la rifa para convertirse en una cult movie. Argumentos no le faltan, aunque sólo sea por el cast compartido entre el por aquel entonces infalible Robert De Niro, Uma Thurman y Bill Murray, dos actores cuyo prestigio y número de acólitos ha ido in crescendo en los años posteriores al film. Pero el rescate no ha acabado de suceder. Esta estupenda e inesperada comedia romántica que se sacó de la manga John McNaughton justo después de Henry, retrato de un asesino (¿quién dijo encasillamiento?) es todavía una delicatesen para connoisseurs que merecería dejar de estar arrinconada en nuestra memoria y ocupar el lugar que merece como historia rosa original y alérgica a los topicazos (ahí entra también la labor del gran Richard Price como guionista).

Hay una secuencia dentro de este simpático triángulo amoroso entre un personaje gris, un personaje herido y un personaje temible que es brutal. Casi recuerda a ese desayuno en la cafetería de El buscavidas (Robert Rossen) en el que, sin decir nada y simplemente por la soltura de su comportamiento, a Piper Laurie se le nota claramente que la noche anterior y después de mucho tiempo en barbecho… ¡ha follado!. Robert de Niro, un forense apocado, se dispone a analizar y reproducir la escena de un crimen como en cada sÍsifica jornada laboral de su vida. Sin embargo, antes de meterse en harina, echa una moneda en el jukebox y esta vez endulza sus obligaciones profesionales al alegre compás de, agárrate fuerte, Just a gigoló/ I ain’t got nobody de Louis Prima. Y no hace falta explicitar nada más. Todos ya sabemos porque está tan feliz, ¿no? Codazo, guiño, codazo, guiño…

Louis Prima. Just a gigoló

Joan Pons
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Por los pelos – Talia

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Robert Frank – IVAM

Nuestros autores