James Bond: arquitectura y acción - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Abandonen el edificio

James Bond: arquitectura y acción

James Bond: arquitectura y acción

Muchas veces cuando pienso en el cine de acción, inmediatamente me vienen a la cabeza imágenes de arquitectura. Esta asociación de ideas ocurre porque en la mayoría de las películas de ese género las persecuciones o escenas más espectaculares siempre transcurren en edificios con geometrías y estructuras sorprendentes. Ambas disciplinas, el cine y la arquitectura

Muchas veces cuando pienso en el cine de acción, inmediatamente me vienen a la cabeza imágenes de arquitectura. Esta asociación de ideas ocurre porque en la mayoría de las películas de ese género las persecuciones o escenas más espectaculares siempre transcurren en edificios con geometrías y estructuras sorprendentes. Ambas disciplinas, el cine y la arquitectura se complementan y forman un equipo prefecto. Los directores de cine precisan de las grandes obras arquitectónicas como escenario para sus películas y los arquitectos necesitan seguir proyectando edificios y viviendas que pasen a la posteridad, no sólo por su impronta en el mundo sino, también, como documento visual.

Casino Royale (Martin Campbell, 2006).

Casino Royale (Martin Campbell, 2006).

Desde el inicio de la Guerra fría y hasta nuestros días, han surgido numerosas películas y series de acción, entre ellas, las más conocidas son las protagonizadas por James Bond y Ethan Hunt –Misión Imposible. Todas ellas tenían en común varias cosas: por un lado, el empleo de tecnología punta. Una elegancia clásica, pero vanguardista, en la elección del vestuario masculino, la belleza y glamour de sus personajes femeninos, que, por primera vez, participaban de forma activa en la trama y la lujosa estética de sus escenarios: mansiones de reconocidos arquitectos, muebles de diseño y coches de última generación.

Por otro, existía un jefe o supervisor que, tras una breve pero elocuente aparición al inicio de la trama, explicaba de viva voz o mediante una grabación auto destruible, la misión que debería acometer el agente. Un trabajo en apariencia imposible de ejecutar, pero que siempre se realizaba con éxito.

Jørn Utzon arquitecto en frente de la Ópera de Sídney durante su construcción. © Keystone/Getty Images).

Jørn Utzon arquitecto en frente de la Ópera de Sídney durante su construcción. © Keystone/Getty Images).

Este año se cumple el centenario del nacimiento del arquitecto danés Jørn Utzon (1918), ganador del concurso para construir la ópera de Sydney (Australia), en 1957. Diez años antes, en 1908, nació el periodista y oficial de inteligencia británico Ian Fleming, creador de uno de los personajes más famosos de ficción: el agente secreto 007, James Bond.

Ian Fleming, escritor, periodista y oficial británico, creador de James Bond.

Ian Fleming, escritor, periodista y oficial británico, creador de James Bond.

Aunque ambos tienen una amplia producción arquitectónica y literaria, siempre serán recordados por sus dos obras más carismáticas. Sus carreras discurrieron en paralelo, con apenas unos años de diferencia. En 1953, se publicaba la primera novela de Bond y ,en 1957, Utzon ganaba el concurso para construir el nuevo edificio de la ópera en Sídney.

En el mundo literario, la creación de un personaje como James Bond supuso toda una revolución en las películas de acción. Por primera vez en el cine, aparecía un tipo atractivo, irónico, algo canalla y mujeriego, al que le gustaba, sobre todo, el lujo y la buena vida. Un individuo indómito que desafiaba a la autoridad y que, además, tenía licencia para matar.

Sean Connery, agente 007 James Bond.

Sean Connery, agente 007 James Bond.

Ursula Andress en James Bond contra el Dr. No (Terence Young, 1962) y Honor Blackman en Goldfinger (Guy Hamilton, 1964).

Ursula Andress en James Bond contra el Dr. No (Terence Young, 1962) y Honor Blackman en Goldfinger (Guy Hamilton, 1964).

Mientras, en el mundo arquitectónico aparecía la ópera de Sídney. Un edificio complejo estructuralmente, tanto desde el punto de vista de diseño como desde el técnico, cuya construcción suponía todo un reto. Utzon y el equipo de ingeniería Ove Arup & Partners tardarían varios años en desarrollar los métodos para construir las grandes bóvedas altas autoportantes del edificio.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon.

Pero, en ambos casos, el esfuerzo valió la pena, porque hoy en día el personaje de James Bond es uno de los más queridos de la historia del cine y su figura ha servido de modelo para decenas de otros personajes que siguen su misma estela en el cine. Y en el campo de la arquitectura, la ópera de Sídney es considerada unos de los edificios más emblemáticos y bellos del mundo.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon. © Fotografía Stringio.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon. © Fotografía Stringio.

Aunque hay que decir que Fleming lo tuvo más fácil que Utzon, porque sus obras alcanzaron pronto el éxito y pudo retirarse en los años 50 a escribir a una placentera casa en Jamaica. Utzon, lo tuvo más complicado porque, por desavenencias económicas con el gobierno regional de Nueva Gales y por algunos de los comentarios de sus referentes arquitectónicos, tuvo que exiliarse forzosamente a Can Lis, en Mallorca, en 1966, dejando su obra inacabada. Entre los comentarios más demoledores cabe destacar el de su admiradísimo Frank Lloyd Wright, quien dijo de su obra: …esa clase de tienda de campaña circense no era arquitectura. Años más tarde, su hijo terminaría el edificio, en 1973.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon. © Fotografía Stringio.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon. © Fotografía Stringio.

Durante los primeros años de construcción, Utzon y Ove Arup & Partners, trabajaron intensamente y diseñaron, a partir de las secciones de una esfera, un sistema de costillas de conchas de hormigón prefabricado. Este sistema permitía que cada costilla fuera construida por un número de segmentos estandarizados creados a partir de un molde común que se encontraba en la obra. Esas conchas representaban las grandes velas de un barco y están revestidas con 1.056.066 azulejos de cerámica fabricados en Suecia a partir de arcilla y piedra triturada, en contraste con las profundas aguas azules del océano. Recordemos que el edificio está situado a la entrada del puerto.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon. © Fotografía Stringio.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon. © Fotografía Stringio.

En los años posteriores, y hasta alcanzar el aspecto final que presenta hoy, el edificio ha sufrido numerosas adaptaciones del hall y las diferentes salas, siempre supervisadas y dirigidas por Ove Arup & Partners y diferentes estudios de arquitectura. Algo parecido ocurrió con el personaje creado por Ian Fleming que, a lo largo de su extensa carrera cinematográfica, ha sido encarnado por seis actores diferentes, cuya personalidad ha dejado huella en cada uno de ellos. Si analizamos someramente una película de cada etapa de Bond comprobaremos el vínculo intrínseco que existe con la arquitectura.

james bond

Actores que han encarnado a James Bond en el cine.

La primera etapa fue la encarnada por Sean Conery (1962-1971), con un pequeño break en el año 69, que fue interpretado por George Lazenby. Elegimos Diamantes para la eternidad (1971), dirigida por Guy Hamilton. En ella aparece la espectacular Casa Elrod en Palm Springs (California), obra del arquitecto John Lautner.

Elrod House en Palm Spring (California). Arquitecto John Lautner. © Fotografía The Redllist.

Elrod House en Palm Springs (California). Arquitecto John Lautner. © Fotografía The Redllist.

Todo en un hito arquitectónico, una compleja cúpula cónica con nueve triángulos inclinados de hormigón armado, que cubren la circular sala de estar, y que se extiende hasta cubrir la piscina que se despliega entre el interior y el exterior de la vivienda. Las paredes de la casa también tienen formas curvas, siguiendo la línea de figuras imposibles iniciada por Utzon.

Elrod House en Palm Spring (California). Arquitecto John Lautner. © Fotografía The Redllist.

Elrod House en Palm Springs (California). Arquitecto John Lautner. © Fotografía The Redllist.

La segunda etapa fue interpretada por Roger Moore (1973-1985), el James Bond más seductor. La película elegida es Panorama para matar (1985), dirigida por John Glenn. El monumento escogido es la hermosa Torre Eiffel, escenario de una trepidante y vistosa persecución entre nuestro James Bond y una enigmática mujer de negro, una ágil gacela de ébano que se mueve con soltura por la complicada estructura de hierro y que termina con un espectacular salto en paracaídas desde lo alto de la misma.

Panorama para matar (John Glenn, 1985).

Panorama para matar (John Glenn, 1985).

La tercera etapa, que encarnó el pobre Timothy Dalton (1978-1989), es la que menos aspectos destacables tiene, quizás sea porque fue el Bond menos carismático o que menos convenció a los seguidores, en la que no encontramos ninguna aportación arquitectónica reseñable.

Su predecesor, Pierce Brosnan (1995-2002), es el James Bond que menos me gusta, una especie de seductor al más puro estilo Arturo Fernández, que se alejaba mucho del personaje inicial creado por Ian Fleming. La película elegida es Muere otro día (2002), dirigida por Lee Tamahori. Cabe destacar el fabuloso palacio de hielo, situado en el glaciar Breioamerkurjökull (Islandia), un complejo realizado con cúpulas y superficies reticulares deslizantes en hielo.

Muere otro día (Lee Tamahori, 2002).

Muere otro día (Lee Tamahori, 2002).

Palacio de cristal en el glaciar Breioamerkurjökull en Islandia. Muere otro día (Lee Tamahori, 2002).

Palacio de cristal en el glaciar Breioamerkurjökull (Islandia). Muere otro día (Lee Tamahori, 2002).

Y, por último, apareció Daniel Craig. Para mí, uno de mis favoritos, junto con Sean Connery, porque han sido los actores cuyos trabajos mejor han reflejado la personalidad de Bond. Daniel encarna a un tipo duro, frío y distante, pero a la vez tierno; un hombre que arrastra un pasado, pero que reserva un lugar para el amor en su historia. En realidad, los que lo conocemos, sabemos que ya estuvo casado con anterioridad, pero que el personaje perdería esencia si tuviese una pareja estable. Además de que las probabilidades de que muriera serían muy altas.

Casino Royale (Martin Campbell, 2006).

Casino Royale (Martin Campbell, 2006).

La película elegida es Casino Royale, (2006), dirigida por el neozelandés Martin Campbell, cuyo comienzo es absolutamente espectacular: una trepidante y emocionante persecución a miles de metros de altura, entre la esbeltez y, en apariencia, fragilidad de 2 grúas torre.

Casino Royale (Martin Campbell, 2006).

Casino Royale (Martin Campbell, 2006).

Y así, mientras en 2006 James Bond volvió por la puerta grande recuperando la figura del personaje creado por Ian Fleming, en 2003 Jørn Utzon era reconocido con el prestigioso premio Pritzker de arquitectura.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon.

Ópera de Sídney (Australia). Arquitecto Jørn Utzon.

Es una pena que Jørn Utzon y Ian Fleming no llegaran a conocerse porque, de haberlo hecho, seguro que habrían escrito juntos el guion de una película. Ahora solo podemos fantasear con la idea de Daniel Craig corriendo, saltando, por las bóvedas deslizantes de la ópera de Sídney, porque coincidiréis conmigo en que tanto la arquitectura diseñada y proyectada por Jørn Utzon como la de algunos de sus seguidores, como Zaha Hadid, Norman Foster, Herzog & De Meuron, Rem Koolhas o Santiago Calatrava, sería perfecta como escenario para cualquier película de acción de James Bond, Ethan Hunt o Jason Bourne.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

San Sebastián 2018

LO + VISTO

Por delante y por detrás

Últimos artículos del autor







Nuestros autores