Hurgando en armario ajeno - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
728 x 90

Lifestyle

Hurgando en armario ajeno

Hurgando en armario ajeno

¿Unisex? Mejor atreverse con prendas y accesorios pensados directamente para el sexo opuesto. Sin caer en el transformismo, las posibilidades de acertar son muchas si uno sigue las pautas correctas. Los modernos, incluso los más machotes, llevan años comprándose los pitillos en la sección de señora. Muchos tenemos algún fular sacado del armario de mamá

¿Unisex? Mejor atreverse con prendas y accesorios pensados directamente para el sexo opuesto. Sin caer en el transformismo, las posibilidades de acertar son muchas si uno sigue las pautas correctas.

Los modernos, incluso los más machotes, llevan años comprándose los pitillos en la sección de señora. Muchos tenemos algún fular sacado del armario de mamá (mi argumento para hacerme con uno, estampado con manchas de leopardo, fue Te queda un poco “Mayte Zaldívar”, mientras que a mí me da un puntito rockero). Los más atrevidos no han tenido reparo en rescatar camisetas veraniegas ochenteras del guardarropa de su suegra y se han plantado en Benicàssim, Burriana o Benidorm luciéndolas y despertando miradas de envidia a ambos lados de la acera.

Precisamente por los éxitos que genera visitar el armario del sexo opuesto, no creo en lo unisex, así con artículo neutro. Más allá de algún perfume o un chambergo de American Apparel, veo algo forzado que una prenda esté concebida para ambos sexos y que, encima, funcione. Abogo, mejor, por vencer las barreras (o las escaleras mecánicas) existentes entre la planta woman y la planta man y descubrir qué prendas del contrario puede cada sexo acabar integrando en sus propios estilismos.

FALDA MASCULINA

Un fashionista del XIX, reivindicando la mirt.

Un fashionista del XIX, reivindicando la mirt.

A menos que seas el padrino de una boda escocesa, lucir con dignidad rodilla y pantorrilla peluda por debajo de un dobladillo tableado parece imposible. La única vez que un grupo de mocetones con falda mereció mi aprobación fue -atención, mocarro- en Berlín, durante la celebración del Orgullo LGTB de 2012: cuatro muchachos se plantaron unas en negro, plisadas, y las combinaron con botas militares y unas bonitas camisetas en tonos oscuros. El contexto, el efecto ‘cheer-leader’ y la gama sobria de colores se ganaron mi aplauso… y mis celos.

CORBATA FEMENINA

De mayor, quiero ser como ella.

De mayor, quiero ser como ella.

Sólo se la consiento a Chrissie Hynde, la veto para el resto de féminas. A las de senos prominentes os cuelga fatal y acabáis pareciendo una mezcla entre la Chenoa de 2001 y una stripper de baja estofa. Una corbata tiene evidentes connotaciones fálicas, mi mente enferma así lo ve: pagadme el psicoanalista si pretendéis convencerme de lo contrario, que yo ese dinero prefiero gastármelo en Bershka.

 BOLSO MASCULINO

Cayetano necesitaba un Loewe para guardar la montera y el capote.

Cayetano necesitaba un Loewe para guardar la montera y el capote.

Lo dictan las tendencias y también el sentido común: desde una mochila a una bandolera o un maletín, pasando por una cartera de mano para los más lanzados, un lugar donde llevar los trastos es indispensable para cualquier hombre urbano. La pena es que, entonces, perdemos ese termómetro de hombría que era el desgaste provocado por la billetera en el bolsillo trasero de unos vaqueros.

ESTAMPADOS PARA TODOS

Yo, la semana pasada, con total look de Gucci... ¿no cuela? : (

Yo, la semana pasada, con total look de Gucci… ¿no cuela? : (

¡Lancémonos a la conquista del estampado sexualmente connotado! Los motivos marineros o étnicos, el paisley y la pata de gallo ya son transversales, así que apostemos por los cuadros de leñador para ellas y las flores barrocas para ellos. Ambas opciones funcionan a la perfección sobre camisas y blusas, pero un primer acercamiento se puede dar con un fular, unas zapatillas o un bolso.

SACADO DEL ARMARIO DE MI LIGUE

Marilyn, aburrida ya de adelantarse a las tendencias...

Marilyn, aburrida ya de adelantarse a las tendencias…

Esto, las mujeres heterosexuales lo tienen algo más fácil: robarle los vaqueros al novio y convencer a las del curro de que llevas unos boyfriend jeans es más factible que quitarle una mallas a tu chorba y decir a los colegas que llevas unos meggings. Eso sí, cuidado, imitadoras de Carrie Bradshaw: una camisa blanca con stilettos y un cinturón quedará muy bien para emprender el walk of shame por la 5ª Avenida pero en Valencia, te lleva a Bétera directita.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores