Halt & Catch Fire: de mujeres ambiciosas - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
UOC – Dic17 – Banner cabecera
728 x 90

Pérdida de series

Halt & Catch Fire: de mujeres ambiciosas

Halt & Catch Fire: de mujeres ambiciosas

La serie del canal AMC cede el protagonismo a Mackenzie Davis y Kerry Bishé en su segunda temporada, la que la confirma como una de las producciones más importantes del año. Halt & Catch Fire, la serie del canal AMC que relata las ambiciones de un grupo de informáticos a finales de los años ochenta,

La serie del canal AMC cede el protagonismo a Mackenzie Davis y Kerry Bishé en su segunda temporada, la que la confirma como una de las producciones más importantes del año.

Halt & Catch Fire, la serie del canal AMC que relata las ambiciones de un grupo de informáticos a finales de los años ochenta, confirmó con el finiquito de su segunda temporada –quizá la última– que el viraje que tomó tras sus primeros diez episodios fue el acertado. Cambió el foco su atención y pasó el protagonismo de los hombres a las mujeres, las verdaderas jefas de su destino aun bajo las constricciones de un mundo, el tecnológico, dominado por titiriteros con paquete.

El escenario de Halt & Catch Fire ya era de por sí atractivo en su primera temporada. La ambición, como concepto, quedaba enmarcada en la figura del alto, potente y convincente Joe McMillan (Lee Pace), una suerte de profeta del byte capaz de cualquier triquiñuela con tal de sacar sus ideas adelante. Para ello, contó con la empresa tejana Cardiff Electric como centro de operaciones y con la ayuda de una prometedora programadora, Cameron Howe (Mackenzie Davis), y de dos ingenieros casados, Gordon (Scott McNairy) y Donna Clark (Kerry Bishé). En aquel juego de poderes y sueños rotos no todos podían salir victoriosos, de ahí que la premisa de este nuevo viaje contara con personajes muy alejados del planteamiento inicial de la serie.

Halt & Catch Fire

Enterrada la visión de futuro de Cardiff Electric bajo el peso de los billetes, la segunda temporada de Halt & Catch Fire dividió al grupo entre Cameron y Donna, ahora enfrascadas en una start up de juegos online liderada por la primera; Gordon, eufórico -y en el paro- tras recoger un cheque de Cardiff que le hacía un hombre rico gracias al éxito del Giant: y Joe, sin blanca, despojado de su indómito carácter empresarial y con una novia que le devolvía al suelo terrenal que hacía tiempo no visitaba.

Lo que ha convertido entonces a Halt & Catch Fire en una serie tan importante es el hecho de haber cambiado de eje. La ambición pasó a convertirse en una mera anécdota en la vida de Gordon y Joe, por mucho que el deseo de volver a perseguir nuevas aspiraciones siempre rondara sus imaginarios, mientras que Cameron y Donna apostaron desde el principio por esa persecución de sueños.

Halt & Catch Fire

El problema para Cameron y para Donna es que sus pretensiones siempre han acabado afrontando obstáculos vestidos de traje; hombres que, o bien no las tomaban en serio, o bien querían servirse de su talento para sacar la tajada oportuna. Incluso el amor, o la decepción romántica, ha jugado un papel clave en el devenir de sus historias. Cameron ha tenido que tener presentes sus percances con Joe y Donna ha visto sus carrerillas atadas al porche de la casa en la que viven sus dos hijas y su marido.

El estudio que ha hecho Halt & Catch Fire de esas dificultades, y el cómo Donna y Cameron las han enfrentado, esquivado o estrellado, ha convertido a la serie en un excelente drama sobre la posición de la mujer en el mapa empresarial tecnológico de la época, aunque también con reminiscencias a lo que sigue siendo una crisis social en los Estados Unidos actuales, el wage gap (el salto entre lo que cobra una mujer con respecto a lo que cobra un hombre haciendo el mismo trabajo).

La forma en la que se han desarrollado los últimos acontecimientos en Halt & Catch Fire, que incluso se ha permitido jugar con la definición de femme fatale para dotar de mayor trascendencia y potencia dramática a las decisiones de sus dos protagonistas femeninas, sólo confirma la grandeza de una serie muy bien escrita. Añádanse los impresionantes trabajos interpretativos de Lee Pace, Scott McNairy, Mackenzie Davis y Kerry Bishé o la soberbia puesta en escena y nos queda una de las grandes producciones de la temporada.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

UOC Dic17 – Robapaginas 1

LO + VISTO

Curiosite 2017

Últimos artículos del autor







ART Bancaja

Nuestros autores




Pels Pels – Teatre Talia



UOC Dic17 – Robapaginas 2