Gelotología - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Sin miedo, Juan

Gelotología

Gelotología

Si se ha acuñado un vocablo para designar los estudios sobre los efectos de la risa en el cuerpo y en la psique, es muy importante practicarla para que los científicos puedan seguir investigando. Hace un tiempo ya que descubrí al profesor de psicología de la Universidad de Maryland Robert Provine. Me asombra que todavía queden personas que

Si se ha acuñado un vocablo para designar los estudios sobre los efectos de la risa en el cuerpo y en la psique, es muy importante practicarla para que los científicos puedan seguir investigando.

Hace un tiempo ya que descubrí al profesor de psicología de la Universidad de Maryland Robert Provine. Me asombra que todavía queden personas que se ocupen toda su vida de entender los mecanismos del comportamiento humano, con lo imprevisibles que somos algunos. En concreto, Provine se ha entusiasmado con un estudio que le permita entender la risa en cada circunstancia.

Podemos pensar que aquello que más nos hace reír en la vida es el humor y las bromas o los chistes, pero esto no es del todo cierto. Lo que de verdad nos hace reír a los seres humanos es hablar con nuestros amigos. Es en estos casos cuando la probabilidad de que nos riamos de algo se multiplica por 30, y no son los chistes los que nos hacen aflorar la risa sino comentarios que no son ni remotamente divertidos. Quizá, la risa es una forma de comunicación que nos ayuda a mostrar a los demás que nos gustan y que los comprendemos.

¡Vale, vale! Es cierto que no toda la risa es real y espontánea, hay risa que puede ser muy falsa. Nuestro cerebro es capaz de distinguir una risa de otra y nos previene sobre la manera de comunicarnos con una o con la otra. También es capaz de contagiarse de esa risa noble y sincera, esa risa genuina que nos abre la boca y nos alegra la cara cuando estamos con personas con las que realmente nos apetece estar y nos muestran un rostro agradablemente risueño.

Debe ser muy importante eso de la risa porque no es la primera vez que cuando oyes a una mujer describir al hombre de su vida, se revela un parámetro que es invariable en todas ellas y es que las hagan reír. No me imagino a ningún hombre describiendo este valor…  pero ya llegará y no tardará mucho. De hecho, existen varios estudios y encuestas que demuestran que aquellas parejas que ríen habitualmente permanecen mucho más tiempo juntas. Esto me imagino que es bueno.

Yo reconozco que prefiero tener a mi lado a personas que habitualmente rían a personas que suelan estar refunfuñando y quejándose de todo lo que les sucede. Estoy seguro de que los seres humanos utilizamos la risa para hacernos más atractivos y que algunas cosas, cuando nos reímos, funcionan mejor que otras.

Portada de Laughter

Provine analizó la estructura sónica de la risa y descubrió que el sonido consiste en pequeñas notas que se repiten cada 210 milisegundos. Este sonido tiene siempre la misma tonalidad y puede expresarse, a modo de ejemplo, como ja, ja, ja o también como jo, jo, jo… pero nunca los mezclará como ja, jo, ja y es precisamente ese sonido el que nuestro cerebro identifica para activar los circuitos neuronales que provocan nuestra risa, contagiada en este caso.

Bueno, la importancia de la risa es tal que existe una disciplina que se encarga de estudiar los efectos de la risa en el cuerpo, y se llama gelotología (William F. Fry).  Esta ciencia nos cuenta que una parte especial y fundamental en la risa es el sistema límbico, es decir, un lugar en el cerebro situado en el borde inferior de la glándula pineal y que tienen los reptiles, anfibios y hasta los mismos peces.

La risa, entonces, existe desde siempre. Bárbara Jacobs en su libro Nin reír (2009) nos cuenta que la primera recopilación de chistes y ocurrencias data del siglo IV a. de C. y que se denominó Filolegos. El primer bromista de la historia fue el griego Palamedes, que inventó las damas y el abecedario y es el primer actor cómico que se conoce. También se atribuye a Homero con la Batracomiomaquia la primera historia cómica.

Los dioses del Olimpo, como insisten Blanchot y Klossowski, murieron de la única forma que podían hacerlo: de risa. He de reconocer que hasta la técnica da una importancia especial a la risa cuando una cámara fotográfica se activa únicamente cuando detecta que el sujeto a fotografiar se ríe.

Entre medias ha habido grandes hombres y mujeres que han sabido lo que realmente importa la risa y han prestado páginas, conciertos y pinturas para reflejar lo que nos marca como seres humanos. Mark Twain ya decía que la raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa, y no olvidemos el refrán castellano Quien de todo se ríe, ese es el que bien vive.

Podemos hacer muchas cosas en nuestro día a día, no importa el estado de ánimo con el que nos encontremos, pero podemos hacer lo imposible por reírnos. Produce siempre una sensación de bienestar generalizado en el cuerpo y beneficia la salud a distintos niveles, tanto físicos como psicológicos.

Y especialmente nos ayuda a conseguir aquello que deseamos, como decía William Shakespeare, Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

El ciclista utópico

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores