… y Frankie llegó finalmente a Hollywood - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Festival Cinema Jove
Buscar
728 x 90

On connaît la chanson

… y Frankie llegó finalmente a Hollywood

… y Frankie llegó finalmente a Hollywood

Fue uno de los éxitos más controvertidos de los 80. Relax de Frankie Goes To Hollywood era un hueso demasiado duro de roer por la radio-fórmula, pero sobre todo por la tele. Hasta que llegó Brian de Palma y la coló en el cine. Pero, ¿cuántos videoclips hay de Relax? Está el primero de todos,

Fue uno de los éxitos más controvertidos de los 80. Relax de Frankie Goes To Hollywood era un hueso demasiado duro de roer por la radio-fórmula, pero sobre todo por la tele. Hasta que llegó Brian de Palma y la coló en el cine.

Doble cuerpo (1984, Brian de Palma)

Pero, ¿cuántos videoclips hay de Relax? Está el primero de todos, el de la bacanal leather gay, el Dios Baco en tanga y la sensación de haberse metido en un cuarto oscuro dirigido por Bernard Rose (aunque podría haber sido Tom of Finland), que ni la BBC ni la MTV se atrevían a emitir (aunque sí TVE, sin tener en cuenta horarios protegidos ni leches, además).

Después, está la versión mojigata del segundo clip realizado por Godley and Creme, con simplemente una actuación “limpia” de Frankie Goes To Hollywood adornada con láseres. Una sosez, vamos. Aunque a esas alturas de 1984, por muy nº1 en ventas que fuera el single, la BBC tampoco quería programarla porque, quizá, esa música podría traer a la memoria del telespectador las perturbadoras imágenes del primer clip. Sin embargo, como la canción a lo largo del periodo 1984-85 seguía escalando puestos en el billboard yanqui, se hizo un tercer clip. En este caso, era una especie vídeo musical que crecía de repente en medio de la película de 1984 Doble cuerpo de Brian de Palma. Aunque, para la MTV, lo que se emitía era una mezcla cutre del segundo y el tercer clip.

Melanie Griffith en "Doble Cuerpo"

El clip-escena de De Palma es un pastiche de estética queer, club de copas semi-porno y burlesque sofis. Tiene gracia su posición en la película porque aparece un poco por las buenas. Hale, ahí en medio del enésimo homenaje a Hitchcock, súbitamente el personaje de Craig Wasson, siempre siguiendo el dictado de su obsesión-investigación pasional, se mete en un antro deliciosamente hortera y es recibido y acompañado por el cantante Holly Johnson a modo de cicerone cabaretero mientras canta la canción entera. Olé mi De Palma. Eso sí es jugársela toda al artificio. ¿Verosimilitud? ¿Realismo? ¿Qué es eso? Porque además, aunque gratuito, el numerito musical funciona: es la puerta de entrada al laberinto sin salida del vicio, de la misma manera que la canción de Frankie Goes To Hollywood, a su manera, también lo fue para el público masivo. Hay otros mundos mucho más retorcidos y viscosos que éste (o no…que el vicio y la virtud siempre son relativos) y ellos nos invitaron a conocerlos.

Joan Pons
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Festival de Jazz 2017

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Robert Frank – IVAM

Nuestros autores







Por los pelos – Talia