François Truffaut renace en París - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
728 x 90

Bajo los adoquines

François Truffaut renace en París

François Truffaut se visita y se descubre con el corazón, igual que la exposición que la Cinémathèque française de París dedica hasta el próximo 25 de enero al legendario cinéfilo y cineasta. François Truffaut se visita y se descubre con el corazón. Con la nostalgia por sus películas y las ganas de vivir que (la mayoría)

François Truffaut se visita y se descubre con el corazón, igual que la exposición que la Cinémathèque française de París dedica hasta el próximo 25 de enero al legendario cinéfilo y cineasta.

François Truffaut se visita y se descubre con el corazón. Con la nostalgia por sus películas y las ganas de vivir que (la mayoría) respiran, los recuerdos personales asociados a ellas, la ternura inspirada por el personaje de Antoine Doinel, el goce de las melodías que dejaron… El nombre del mítico cineasta-cinéfilo, que se escapaba del colegio para ir al cine (y meterse sin pagar), que a los 22 años remeció el panorama nacional al denunciar “una cierta tendencia del cine francés” (título de su legendario artículo para Cahiers du cinéma, considerado como un manifiesto de la Nueva ola), que amaba a las mujeres –sobre todo sus actrices–, revalorizó para siempre el cine de Hitchcock, y murió con tan solo 52 años, se lee con y desde la emoción.

Y esa emoción se siente vibrar en las salas de la exposición François Truffaut, que la Cinémathèque française presenta hasta el 25 de enero del 2015. Concebida tanto para el iniciado (que encontrará material precioso) como para el lego (que descubrirá un mundo personal pródigo y atractivo), ofrece una mirada a la intimidad del hombre, a su relación con el cine como crítico y espectador, y a cada una de sus obras; todo ello de manera orgánica, pues hay pocos ejemplos en que esas tres dimensiones estuvieran tan fusionadas como en el del creador de la saga de Antoine Doinel, ese alter-ego encarnado por Jean-Pierre Léaud a lo largo de veinte años, cuatro largometrajes (Los 400 golpes, Besos robados, Domicilio conyugal y El amor en fuga) y un corto (el sketch Antoine y Colette para El amor a los 20 años). Por cierto, una pequeña joya de la exposición es el video de las audiciones de Léaud para su primer papel.

Truffaut también cubrió Cannes como un joven crítico, al que ni siquiera le escribían bien el apellido. © Pamela Biénzobas.

Truffaut también cubrió Cannes como un joven crítico, al que ni siquiera le escribían bien el apellido. © Pamela Biénzobas.

Como toda exposición popular, especialmente si toca tantas áreas distintas (cinefilia, crítica, música, literatura, pues muchas de sus películas fueron adaptaciones de novelas…), es la ocasión para una serie de homenajes y publicaciones, desde reestreno de las películas –algunas restauradas– en sala, hasta concursos de cortometrajes y de escritura de cartas a “la mujer de al lado”, pasando por la edición de las ya clásicas bandas sonoras, con reinterpretaciones actuales del universo musical de Truffaut, esculpido por talentos como Antoine Duhamel, Maurice Jaubert o Georges Delerue.

Puesto que la idea no es usar este blog para frustrar a quienes no pueden darse una vuelta por París, sino aprovechar la magia de Internet (y el muy buen trabajo en ese sentido de la Cinémathèque française) para compartir el placer, quienes leen francés podrán seguir la evolución de la exposición virtual Truffaut par Truffaut, donde cada lunes se subirán distintos documentos del enorme archivo personal del cineasta. También en francés, en el video de más abajo se puede ver y escuchar una entrevista sobre los “recuerdos de François Truffaut” de Serge Toubiana, quien no solo es el director de la Cinémathèque y comisario de la exposición, sino uno de los grandes expertos en el cineasta, y coautor, junto a Antoine de Baecque, del libro-referencia llamado, simplemente François Truffaut. Y como las barreras lingüísticas no existen cuando se trata de música, este concierto, grabado en vivo especialmente para la ocasión, puede disfrutarse en cualquier idioma. Igual que la emoción del cine de Truffaut.

Jean Pierre Leaud en "Las aventuras de Antoine Doinel" (François Truffaut)

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores