El fenómeno selfie (I) - el Hype
Share on Pinterest
There are no images.
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Ruido de fondo

El fenómeno selfie (I)

O de la infinita capacidad del ser humano para fotografiarse realizando un sinfín de estupideces. Yo no sé ustedes pero aquí el abajo firmante empieza a estar un poco cansado de esta moda que han venido a denominar selfie. Vamos, lo que toda la vida se ha llamado autorretrato, pero ahora había que darle una

O de la infinita capacidad del ser humano para fotografiarse realizando un sinfín de estupideces.

Yo no sé ustedes pero aquí el abajo firmante empieza a estar un poco cansado de esta moda que han venido a denominar selfie. Vamos, lo que toda la vida se ha llamado autorretrato, pero ahora había que darle una vuelta más y dotarlo de un nombrecito molón. Obviamente, queda mucho mejor decir “hagamos un selfie” que “venga, todos juntos en un autorretrato”. Dónde va a parar. Así que les invito a acompañarme y sumergirnos en este fenómeno fotográfico con trazas exhibicionistas e incluso me atrevería a afirmar, onanistas.

Una sencilla búsqueda en Google arroja más de 57 millones de entradas agrupadas bajo esa denominación. Ah, la globalidad no conoce fronteras, my love. Y si, además, tenemos el día aventurero y nos da por buscar en el apartado de imágenes que nos ofrece la misma búsqueda, descubrirán ustedes un infinito catálogo de miembros de la raza humana retratándose para la posteridad. Un placer infinito contemplar estas extensas galerías donde viendo al personal a uno le asaltan serias dudas sobre si todos pertenecemos a la misma especie. En fin, sigamos.

La moda selfie, como no podía ser de otra forma, ha evolucionado en un corto espacio de tiempo, ramificándose en una serie de categorías que a continuación pasaré a detallar. Atención al índice taxonómico que no tiene desperdicio. Comenzamos por una primera clasificación en función de las expresiones faciales. Al ya conocido y odioso Duck Face (cara de pato presumiblemente sensual pero siempre ridícula) se le han sumado categorías como el Sparrow Face (cara de gorrión o expresión de atontao de toda la vida), el también ridículo Fish Lips (labios de pescado o morritos chupando mejillas pa’dentro a lo Mario Vaquerizo) y el Frog Face o cara de rana que incluye ligeras variantes como el Tongue Face que consiste en sacar la lengua lateralmente rollo Miley Cyrus en su actual etapa de niña rebelde. Fascinante, pero no se vayan que todavía hay más.

Existe también el Felfie o Farming Selfie, acrónimo de farmer (granjero) y selfie, que engloba a los autorretratos realizados en granjas. Mi próxima visita al campo no será igual después de conocer esto. Tenemos también el afamado y siempre bien ponderado Belfie, que consiste simplemente en retratarse el culo. Si las retratadas son Rihanna, Sofia Vergara, Beyoncé o Miranda Kerr adquiere categoría artística como el famoso Belfie de Scarlett Johanson, producto de una sesión de fotos especial para su novio de entonces, el actor Ryan Reynolds, pero que un hacker tuvo a bien compartir con el mundo mundial.

En esta nueva categoría exhibicionista podríamos añadir el Bedfie, o autorretratos en la cama como los que hizo públicas Beyoncé en su perfil de Instagram; el AfterSex Selfie que consiste en fotografiarse junto a tu pareja en la cama nada más culminar el asunto para que todos tus amigos de redes sociales sepan que eres una máquina sesuar (Chiquito dixit) y tenemos también el Selfit también llamado Fit Selfie o la costumbre de fotografiarse en el gimnasio marcando tableta abdominal, últimamente de moda entre músicos y artistas de distintos pelajes.

Sigamos. El Power Selfie, variante que engloba el retratarse junto a personalidades de la política o el espectáculo y que alcanzó su máxima expresión en el famoso selfie de la entrega de los Oscar 2014, realizado por la presentadora Ellen Degeneres @TheEllenShow convirtiéndose el mensaje más retuiteado de la historia con más de 3 millones de RT. Otro momentazo Power selfie fue el protagonizado por la primera ministra Danesa, Thorning Schmidt, junto  con James Cameron y Barak Obama, con posterior enfado de la parienta, en pleno acto de celebración del funeral en memoria de Nelson Mandela. El pobre Madiva de cuerpo presente y éstos tirando de cámara; así va el mundo. Incluso el Papa Francisco se ha apuntado a la moda selfies, retratándose junto a grupos de jóvenes fieles.

Desconozco si esta costumbre se ha extendido y podemos hablar ya de un Vatican Selfie. Y si me lo permiten, de momento lo dejamos en este punto pero prometo seguir en breve con la segunda entrega del artículo.

Vicente Greus
SUBSCRIBER
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores