Ezra Furman y sus canciones para comerse el mundo - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Música

Ezra Furman y sus canciones para comerse el mundo

  • En Música
  • 30 Octubre, 2015
  • 84 visitas
Ezra Furman y sus canciones para comerse el mundo

El joven rockero norteamericano Ezra Furman visita nuestro país, con la intención de reflejar en escena el agitado y contagioso universo que asoma en su efervescente discografía. Lo tiene todo para convertirse en una estrella por derecho propio. Imagen, juventud, insolencia. Y canciones, puñados de canciones rasposas y urgentes, de las que te noquean como un

El joven rockero norteamericano Ezra Furman visita nuestro país, con la intención de reflejar en escena el agitado y contagioso universo que asoma en su efervescente discografía.

Lo tiene todo para convertirse en una estrella por derecho propio. Imagen, juventud, insolencia. Y canciones, puñados de canciones rasposas y urgentes, de las que te noquean como un golpe directo a la mandíbula. Ezra Furman tiene apenas 29 años, pero lleva facturando discos desde los 22. Es judío, sexualmente ambiguo y nacido -y criado- en Chicago. Le regalaron su primera guitarra por su Bar Mitzvah, allá cuando su más tierna adolescencia florecía.

Desde entonces, no ha parado de componer. Y el mundo ha tenido la suerte de apercibirse de ello gracias a que el sello Minty Fresh (casa de Papas Fritas, Veruca Salt, Ivy y otras delicias de la América alternativa) le procuró un contrato y difusión nacional en 2007, propagando así los excitantes argumentos que Banging Down The Doors (Minty Fresh, 2007), el primero de los tres álbumes que completó como Ezra Furman & The Harpoons, se había encargado de articular.

A ese trabajo le siguieron Inside The Human Body (Minty Fresh, 2008) -producido por Brian Deck (Modest Mouse, Iron & Wine) y en el cual estaba incluida “Take Off Your Sunglasses”, su gloriosa forma de deglutir la herencia de Bob Dylan, plasmada en el clip que hemos insertado unas líneas más arriba- y Mysterious Power (Red Parlor, 2011). Se advierte ya perfectamente en esos trabajos su habilidad para conjurar los discursos creativos no solo de Dylan, sino también de Violent Femmes, The Velvet Underground, Jonathan Richman y sus Modern Lovers o los propios Beatles, siempre con un desparpajo que le hace merecedor de ser considerado una voz propia, y no un simple proyector de ecos pretéritos que nunca lucirán mejor que en las manos de sus progenitores.

No obstante, un par de años más tarde debuta ya en solitario (o firmando en solitario pero acompañado de otra formación, vaya) con un par de álbumes despachados en menos de 12 meses, que le ponen definitivamente en el disparadero y le convierten en el ojito derecho de la prensa británica, pórtico de entrada (al fin y al cabo) para el que a buen seguro va a ser su público natural más allá de su país: esa vieja Europa a la que se le hace la boca agua con los sonidos de inclinación yanqui cuando son facturados con las preceptivas dosis de frescura, descaro y autenticidad.

El disco se llama The Year Of No Returning (Bar None Records, 2013), pero el que realmente le sitúa en la pole position de las estrellas en ciernes es el inmediato Day Of The Dog (Bar None, 2013), despachado con tan solo unos meses de diferencia. Un disco en el que su febril manera de rebuscar en el baúl del rock and roll más comburente, esencia al fin y al cabo de un modo de hacer tan viejo y tan eterno como el propio género, se desarrolla en su plena expresión. Revoloteando alrededor del sexo, el pecado, el nihilismo, la redención y los corazones rotos. Siempre lo mismo, pero siempre infalible si se maneja con la destreza adecuada. Como les ocurre a compañeros de generación como Jay Reatard, Ty Segall o Mike Crol.

Su último retoño se llama Perpetual Motion People (2015), ya editado en el preciosista sello Bella Union (desde donde Simon Raymonde y Robin Guthrie -ex Cocteau Twins- supervisan la obra de Beach House, John Grant o Father John Misty), y mantiene el tono sin rebajar la intensidad en lo más mínimo. Y es la excusa perfecta para su actual gira por España, que comienza el sábado 31 de octubre en Zarautz (Cine Modelo), para continuar el domingo 1 de noviembre en Zaragoza (Las Armas), el lunes 2 en Madrid (El Sol), el martes 3 en Valencia (Espai Rambleta) y el miércoles 4 en Barcelona (Sidecar).

No siempre tenemos la oportunidad de avistar de cerca una supernova pop en el momento preciso, cuando aún enfila sin titubeos su trayectoria ascendente. Así que conviene no perdérselo.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores