"En la Vía Láctea" con Emir Kusturica - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Director's cut

“En la Vía Láctea” con Emir Kusturica

“En la Vía Láctea” con Emir Kusturica

Como se indica en la primera imagen del film, En la Vía Láctea se basa en tres historias reales y algunas fantasías. El director serbio Emir Kusturica regresó en 2016 al largometraje de ficción, desde Prométeme (2007), con una historia escrita por él mismo, que es una fábula, cuento de hadas y esperpento en tiempos

Como se indica en la primera imagen del film, En la Vía Láctea se basa en tres historias reales y algunas fantasías. El director serbio Emir Kusturica regresó en 2016 al largometraje de ficción, desde Prométeme (2007), con una historia escrita por él mismo, que es una fábula, cuento de hadas y esperpento en tiempos de guerra.

Cada día, el lechero Kosta (Emir Kusturica) atraviesa el frente en burro, esquivando las balas protegido con un paraguas, en un alarde que marca la clave en que debemos leer el film -las indicaciones para saber por dónde nos movemos son contundentes y frenéticas. El cuento del lechero toma un giro inesperado tras el encuentro con la bella italiana Nevesta (Monica Bellucci), que ha sido comprada en un campo de refugiados, destinada a casarse con Predrag Manojlovic, un francotirador de élite, en cuanto este  regrese de la guerra. Las aventuras, los aliados y los enemigos arrastran a la pareja a un destino nefasto, al que se enfrentan con amor e ingenuidad. En la Vía Láctea se basa en el episodio que dirigió Kusturica para la película Words with Gods.

En la Vía Láctea (Emir Kusturica, 2016)

La película consta de dos partes claramente diferenciadas; la primera, vertiginosa, ruidosa, musical, visualmente potente y abarrotada, donde los tiros, las copas y la música son orquestados con el proverbial desparpajo del director de Gato negro, gato blanco. La segunda, poética, depurada en cuanto a imaginería y símbolismo, es una historia de amor y ternura donde la exuberancia deja paso a la emoción que transmite el infinito potencial del sentimiento, capaz de hacer levitar literalmente. Las constantes de Kusturica marcan un camino sin pérdida posible, la lírica se mezcla con la sangre, en una historia donde los corderos vuelan en pedazos, la gente acaba calcinada o agredida por las agujas de un reloj vengativo.

En la Vía Láctea (Emir Kusturica, 2016)

La evolución del tono del filme puede desconcertar, pues se deja atrás el humor negro, la exaltación del folklore y los modos de vida embrutecidos, a partir de la fiesta nupcial. El enamoramiento une los destinos de la pareja tanto como pretenden separarlos los arquetípicos soldados de negro, a las órdenes de un marido despechado. La huida, filmada con suficiente efectividad, exalta la magia del amor, la potencia infinita, visionaria, que aporta inconsciencia y coraje para actuar.

En la Vía Láctea (Emir Kusturica, 2016)

En la Vía Láctea es una película que en palabras de Kusturica: Fue un largo proceso y mi manera de rodar se ajustó a mi filosofía y mi relación con la naturaleza y lo que sienten realmente las personas con respecto a la vida, se trata de un filme donde el paisaje, la naturaleza y los animales son aliados y amigos con los que se dialoga y donde, en palabras de su director, un hombre y una mujer que se enamoran están dispuestos a sacrificarse.

Eva Peydró
ADMINISTRATOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Jazz Panorama 2017

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Por los pelos – Talia

Nuestros autores