El placer de un beso - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Sin miedo, Juan

El placer de un beso

El placer de un beso

Besar es íntimo: te encuentras justo allí en el espacio de tu alma, llega al centro de tu corazón y de tu espíritu porque es nuestra manera de expresar el amor y el afecto. Cuando he tenido la oportunidad de compartir un beso con alguien que me ha gustado, de inicio, siempre he estado un

Besar es íntimo: te encuentras justo allí en el espacio de tu alma, llega al centro de tu corazón y de tu espíritu porque es nuestra manera de expresar el amor y el afecto.

Cuando he tenido la oportunidad de compartir un beso con alguien que me ha gustado, de inicio, siempre he estado un tanto nervioso. La experiencia me dice que la mayor intimidad que he conseguido con una persona ha sido a través de un beso: ¡nada comparable con ese momento! Ni siquiera hacer el amor con esa misma persona.

Ese primer beso puede magnificar el momento más increíble, hacerte sentir en el mayor paraíso sensorial, oír los clarinetes y las trompetas sonar o ver que un castillo de fuegos artificiales comienza a explosionar en ese mismo instante… pero si no te gusta y lo anterior no sucede, puede ser el jarro de agua fría más incómodo que se pueda uno imaginar. Ese beso es crucial para la continuidad de una relación, por mucha atracción sexual que muestre la pareja.

Nunca me imaginé que uno de los actos más fantásticos que he podido experimentar y, de los cuales me siento especialmente satisfecho, pudiera ser también patrimonio de la ciencia; se llama filematología y asegura que intercambiar saliva nos ayuda a escoger la pareja más adecuada. El beso es una cuestión química, la testosterona de la saliva del hombre se transfiere a la mujer para provocar el apetito sexual y le ayuda a medir los niveles de estrógenos de su pareja para medir su grado de fertilidad. A las mujeres el beso les sirve para detectar el estado del sistema inmune de su posible pareja y saber cuánto se cuida.

Igual es por eso que a los hombres nos gustan los besos jugosos, húmedos y bien lubricados y quizá, será por eso que muchas mujeres pueden hacer el amor con un hombre pero son incapaces de recibir un beso. Creo que a pesar de la ciencia, de las necesidades de procreación de los humanos o de ser un mecanismo de testeo de la futura pareja, el beso tiene un componente de comunicación tan importante que derrite por completo cualquier explicación empírica y científica del mismo.

Esa unión de los labios, el juego de las lenguas, las sensaciones exquisitas, los rodeos y las búsquedas, la aventura y los descubrimientos, los mordiscos y las caricias y todo aquello que seamos capaces de imaginar, nos llevan a un espacio donde el instinto, el entendimiento, la comunicación y el placer juegan sin cesar hasta conseguir el premio de la brillantez, de la sonrisa y del amor.

Yo siento que los besos nos ayudan a sobrevivir, a mantener la ilusión con la persona a la que amas y a estrechar los lazos que puedan existir con una determinada persona. Es la manera de comunicación más directa y sensible y, desde luego, la más sincera.

Me encanta que esa gran cantidad de neuronas sensoriales se encuentren en los labios y en la lengua porque besar es una de las cosas que más me gusta hacer en la vida.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores