De lo que se pierde a sabiendas
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

Cultura

Disculpa esta llamada

Disculpa esta llamada

-¿M.? -¿Quién eres? -Disculpa esta llamada. He encontrado un móvil que se ha dejado olvidado un chico que estaba sentado a mi lado en el bus y en la agenda solo había cuatro o cinco números. Tú aparecías en primer lugar y me gustaría… -A mí me gustaría olvidar ese número. Que te den. -¿Diga?

-¿M.?
-¿Quién eres?
-Disculpa esta llamada. He encontrado un móvil que se ha dejado olvidado un chico que estaba sentado a mi lado en el bus y en la agenda solo había cuatro o cinco números. Tú aparecías en primer lugar y me gustaría…
-A mí me gustaría olvidar ese número. Que te den.

-¿Diga?
-¿Eres S.?
-Sí, pero me pillas mal. Si acaso…
-No, mira, es breve. Iba sentada junto a un chico en el bus y, cuando se ha bajado, he visto que su móvil se había quedado en el asiento. He mirado la agenda y aparecía tu nombre. ¿Tú sabrías cómo…?
-Si fuera tú, tiraría el móvil.
-El móvil…
-Solo te va a traer problemas.
-Pero…

-¿J.?
-Sí, ¿te conozco?
-Creo que no.
-¿Y quién te ha dado mi número?
-El caso es que un chico se ha dejado olvidado un móvil, en el que tu número aparece en su agenda. No me fío de llevarlo a objetos perdidos, pero quiero devolvérselo, y para ello necesito saber…
-Lo conozco, si es que sigue manteniendo este número.
-Te acuerdas del número y del chico. Genial.
-Sí. Pelo castaño, amable, resultón. Cuando sonríe, baja la mirada.
-Eso es.
-Buena conversación. Agradable.
-La verdad es que hemos hablado poco.
-Pero lo justo para haberte quedado con ganas de más.
-Me habría gustado que bajara dos o tres paradas más tarde.
-Pero la primera vez suele bajarse pronto.
-¿Y cómo puedo localizarle?
-Creo que tengo su otro móvil.
-¿Puedo preguntarte algo más personal?
-¿Más personal que esto? Llámalo. Tanto da lo que yo te diga.
-He llamado a dos números antes que al tuyo y no me lo han puesto muy bien.
-Bueno… al principio, tarda en ponerse al teléfono y todo le sale como a cuentagotas. Si logras funcionar con esa dieta e integrarte poco a poco en su tiempo, la cosa mejora. Bastante.
-No me termina de gustar. Suena a dependencia.
-Siempre puedes no llamarlo, pero…
-Pero lo llamaré porque si no él no va a hacerlo.
-Es lo que suele pasar.
-Entonces esto del móvil es, digamos… una prueba.
-A veces se lo olvida realmente… pero el resultado es el mismo.
-Y, con el tiempo, tarda más en bajar del bus.
-Depende. Es posible. ¿Se ha despedido al bajar?
-Sí.
-No suele hacerlo, eso es buena señal.
-¿Señal de que puede ir bien?
-Eso ya no es cosa mía. Solo puedo decirte que si no lo hace, por lo menos alguien te llamará para decírtelo.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Al desnudo – Teatro Talia

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores