Desaparecer - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Spin-offs ejemplares

Desaparecer

Desaparecer

“Spin-offs ejemplares” es un blog consagrado a la especulación: ¿Cómo sería una serie derivada y/o inspirada en otra serie? O bien: ¿Qué personajes de nuestras ficciones favoritas merecerían una serie propia? Un juego, a veces inofensivo, a veces no, que ayuda a estimular la imaginación y combate el síndrome de abstinencia cuando ya no hay más

“Spin-offs ejemplares” es un blog consagrado a la especulación: ¿Cómo sería una serie derivada y/o inspirada en otra serie? O bien: ¿Qué personajes de nuestras ficciones favoritas merecerían una serie propia? Un juego, a veces inofensivo, a veces no, que ayuda a estimular la imaginación y combate el síndrome de abstinencia cuando ya no hay más capítulos. No estrenamos, claro, con True Detective.

Que si visiones lovecraftianas, que si El rey amarillo, que si Carcosa, que si darkness, oh yeah. Los seguidores de True Detective con alma profunda y oscura, que diría Serrat, han arrimado el ascua a su sardina maximizando estas referencias sin duda presentes en la serie de la HBO. Claro que los espectadores letraheridos tampoco se han quedado cortos en el trasvase del caudal literario de esta ficción a su molino: que si el escenario sureño de la superstición de Flannery O’Connor,  que si la sintomatología del Mal de Cormac McCarthy, que si la atmósfera viciada de Harry Crews, etc… De acuerdo, sí, se pueden escribir cien artículos y mil entradas de blog al respecto. Pero “Spin-offs ejemplares”, como ya indica su nada pretencioso título, va de otra cosa: de especular, tras varias horas de poco  trabajo y mucho onanismo mental, cómo sería una serie derivada y/o inspirada en la primera temporada de esta creación de Nic Pizzolatto.

Matthew McConaughey. "True Detective"

Si el personaje de Rust Cohle, nos cuentan, se tiró del 2002 y 2012 retirado en Alaska, ¿podemos jugar a imaginarnos cómo fueron esos años de northern exposure?, Detective nihilista en Alaska, se podría llamar, incluso. Aunque, poca comedia hay ahí. Entre caladas de aspiradora a cigarros, accesos de solipsismo y papiroflexia con latas de cerveza (¿”Hojalato-flexia”?), El recaudador se debió de pasar una década en plena maniobra de escapismo. Huyendo de la realidad y huyendo de sí mismo. Wittgenstein, Houllebecq y hasta Joe Strummer también tuvieron episodios en sus vidas en los que hicieron exactamente esto mismo: desaparecer. Que la serie no nos cuente esto, lógicamente, contribuye al misterio y a dimensionar fuera de campo al personaje. Este “spin-off ejemplar”, por tanto, le restaría capas y enjundia a Rust Cohle, es cierto. Pero también es estimulante fabular sobre esta década con el botón de pausa apretado como una serie de estilo más europeo, narcótico y diletante, casi como un spin-off dirigido por el Gus Van Sant de Gerry o Last days, en lugar de por Joji Fukunaga. Muerte por bostezo, vamos, para todos a los que True detective ya les parece una serie lenta en la que no pasa nada. Felicidad sin fin para todos aquellos que echan en falta algo de modernidad cinematográfica en el lenguaje audiovisual y las ambiciones artístiscas de las teleseries actuales.

Woody Harrelson en True Detective

No obstante, elegir a Rust Cohle para un spin-off es el camino fácil. Es tan atractivo que es casi obvio. Pero, si Cleveland Brown protagonizó un inesperado spin-off de Padre de familia y Joey Tribbiani uno de Friends, ¿acaso Martin Hart no puede tener también el suyo? Además, su diez años en off en True detective son casi tan interesantes como los de su compañero. Él también desaparece…. a su manera. Detective del montón metido a emprendedor sin suerte, una serie sobre los años al frente de su propio negocio, Hart investigative solutions, prometería un retrato de poesía loser sobre un investigador privado que ha arruinado su vida familiar y tampoco le luce demasiado el pelo en la profesional. Como el Gene Hackman de La noche se mueve de Arthur Penn, más o menos. El oro que hubieran sacado también John Sayles o el John Huston de Fat city de un planteamiento así.

Joan Pons
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores