Dayna Kurtz, llamando a las puertas del cielo - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
UOC – Dic17 – Banner cabecera
728 x 90

Dayna Kurtz, llamando a las puertas del cielo

  • En Música
  • 17 diciembre, 2014
  • 568 visitas
Dayna Kurtz, llamando a las puertas del cielo

La imponente vocalista de New Jersey, Dayna Kurtz, vuelve a visitarnos con el aval de su espléndido directo, sustentado en su relectura del cancionero norteamericano y un nuevo álbum de temas propios que está al caer. No es ni mucho menos la primera vez que se apunta, pero resulta chocante que alguien con el talento compositivo

La imponente vocalista de New Jersey, Dayna Kurtz, vuelve a visitarnos con el aval de su espléndido directo, sustentado en su relectura del cancionero norteamericano y un nuevo álbum de temas propios que está al caer.

No es ni mucho menos la primera vez que se apunta, pero resulta chocante que alguien con el talento compositivo y, sobre todo, la capacidad interpretativa de Dayna Kurtz, no haya logrado mayores cotas de reconocimiento. La crítica especializada le canta sus alabanzas desde hace mucho. Concretamente, desde que hace doce años superase cualquier previsión con el fabuloso Postcards From Downtown (Munich, 2002), uno de los mejores álbumes de la primera mitad de los 00s. Con canciones como “Love Gets In The Way”, que se convirtieron desde entonces en santo y seña de su repertorio, por su habilidad innata para inflamar la víscera del corazón más gélido. Un tema que ella siguió abordando en cada concierto, aunque con ese cambio en el tiempo verbal (“Love Got In The Way”) que nos da a entender que el amor se le escapó entre las manos. Una forma más de explicitar ese nexo casi fatalista por el que se la relaciona siempre con Nina Simone, por motivos que van aún más allá de lo estético.

Cualquiera que la haya podido ver alguna vez sobre un escenario dará fe de su imponente prestancia. No abundan los artistas que sean capaces de encarnar por sí solos ese peso específico con un solo golpe de voz. Esa cualidad para evocar sin apenas esfuerzo aparente a los grandes nombres del ilustre cancionero norteamericano, el que bebe del blues, del soul, del góspel, del jazz, del rythm’n’blues o del folk. Dayna Kurtz puede recordar indistintamente a cualquiera de ellos, sin que la invocación invite ni mucho menos a emplear con ella la condescendencia, sino la admiración más sincera. En 2006 refrendó sus espléndidas credenciales con el notable Another Black Feather (Kismet, 2006).

Posiblemente esa espiritual reverencia que la de Nueva Jersey siente por los clásicos haya acabado también siendo, en cierta medida, una especie de maldición. O quizá todo se reduzca, más allá del respeto devoto a sus mayores, a una cuestión de sequía compositiva o de déficit de confianza en sus propias posibilidades. El caso es que Dayna Kurtz ha ido disminuyendo su aportación propia en sus últimas entregas en favor de las versiones de temas emblemáticos que la tradición musical de su país dispone como un inagotable surtidor. Así fue en American Standard (Kismet, 2010), y la tendencia se ha incrementado aún más en los recientes Secret Canon Vol. 1 (Kismet, 2012) y Secret Canon Vol. 2 (Kismet, 2013).

Sus relecturas de temas clásicos de Bill Campbell, Johnny Watson, Isaac Hayes, Floyd Dixon o Nat King Cole son irreprochables: majestuosas, plenas de sensibilidad, hondura y conocimiento del material con el que trabaja. Y sirven además para recuperar gemas ocultas muchas veces bajo el manto del olvido, lo que siempre supone un valor añadido. Y especialmente apreciado en la vieja Europa, mucho más que en su Norteamérica natal, en donde Dayna Kurtz apenas rebasa el ámbito de artista muy minoritaria, prácticamente inadvertida por medios y público, por inaudito que nos pueda parecer.

En todo caso, algunos echamos de menos la explotación de ese perfil propio que tan bien dosificaba hace ya unos cuantos años, al margen de impecables y sentidos ejercicios de estilo, y que tan renuente se muestra ahora a volver a ventilar. Parece que la publicación inminente de Rise and Fall, un nuevo álbum de temas propios a editar el próximo mes de marzo, va a acabar con esa carencia, prolongada desde hace cuatro años.

Así que de momento nos conformaremos, que no es poco, con su acreditada pericia para seguir tocando la fibra sensible como gran dama del clásico american songbook que es, aunque sigamos añorando y aguardando una continuación a su espléndida colección de torch songs de cuño propio. Porque tanto en unas lides como en las otras, apenas hay quien le tosa.

Será esta noche en Loco Club (Valencia), mañana jueves en Clamores (Madrid) y el viernes en Jamboree (Barcelona).

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

UOC Dic17 – Robapaginas 1

LO + VISTO

Curiosite 2017

Últimos artículos del autor







ART Bancaja

Nuestros autores




Pels Pels – Teatre Talia



UOC Dic17 – Robapaginas 2