Jazz Panorama 2019 – Header

El cruce latino entre tradición y vanguardia en ocho nombres

En Música 23 January, 2019

Carlos Pérez de Ziriza

Carlos Pérez de Ziriza

PERFIL

Con raíz latina y tallo global. Así es gran parte de la música más excitante que nos llega desde del otro lado del océano en los últimos años. Fundiendo ritmos como la cumbia con el folk secular de sus respectivos países y la electrónica, decenas de nombres proyectan su sombra –no solo desde Latinoamérica, también desde países que les acogen a miles de kilómetros de distancia– al resto del globo, merced a alquimias insospechadamente seductoras.

No es una novedad, sino un fenómeno al alza que hunde sus raíces en últimos cinco o seis años, y que entronca directamente con el pujante peso que lo latino va adquiriendo en el tablero de equilibrios de la música pop mundial.

Estos ocho nombres que a continuación desgranamos son solo la punta del iceberg, pero perfectamente pueden encarnar mejor que nadie el relevo a todo lo que en los últimos años nos han venido proponiendo Bomba Estéreo, Systema Solar o Meridian Brothers desde Colombia, Juana Molina desde Argentina, Gepe, Dënver o Ana Tijoux desde Chile, Kanaku y el Tigre desde Perú o Instituto Mexicano del Sonido desde su país.

#1 Lido Pimienta

Esta treintañera nacida en Barranquilla (Colombia) y afincada en Toronto (Canadá) no es precisamente una debutante: su primer trabajo, el epé Color, data de 2010. Pero no fue hasta hace un par de años que empezó a despuntar mediáticamente en un ámbito internacional.

La culpa la tuvo el magnífico La Papessa (2016), que le reportó los 50.000 dólares del premio Polaris a mejor disco del año unos meses más tarde, el máximo reconocimiento de la industria musical canadiense, algo así como sus grammies particulares.

¿Su fórmula? Cantos indígenas y melodías de raíz afrocolombiana subyugantemente embutidos en ritmos electrónicos, acolchando textos que hablan de empoderamiento (disculpen el manido anglicismo) femenino y racial. Sin noticias aún de nuevo material, todavía tira de los flecos de aquel trabajo: en diciembre anunció su salida en vinilo.

#2 Dengue Dengue Dengue

La seductora mezcla de cumbia selvática, psicodelia, dub y electrónica del dúo peruano Dengue, Dengue, Dengue lleva ya un par de temporadas encumbrándoles como uno de los más excitantes cruces de caminos entre tradición musical sudamericana y vanguardia.

Se ocultan tras máscaras, como una suerte Daft Punk indígenas, y su hipnotizante propuesta, densa y eminentememnte instrumental, transpira un aliento orgánico que no entra en colisión con su espíritu aventurero. Todo lo contrario.

Su último trabajo, el reciente Semillero, es una magnética colección de seis canciones (tienen dos elepés previos) en la que prueban que las flautas andinas pueden convivir con samplers de viejos temas hip hop. Ojo con ellos. Son adictivos.

#3 María y José

Es una lástima que este proyecto mexicano no haya tenido ni la repercusión ni tampoco el recorrido (lleva tiempo sin editar nuevo álbum) que otros correligionarios sonoros. Porque la excitante fusión de cumbia, hip hop y electrónica que se marca Tony Gallardo (no son un dúo, pese al nombre), ahora mismo en punto muerto –no dejen de echarle el ojo a su soundcloud, en donde vuelca sus últimos y deliciosos delirios sónicos bajo cualquiera de sus alias– es de lo más excitante que surgió en los últimos años en ese terreno en el que tradición y vanguardia se citan. Le comparan con Noah Lennox (Animal Collective) o con El Guincho, y no es de extrañar.

#4 Helado Negro

Robert Carlos Lange se crió en Miami y vive en Nueva York, pero sus orígenes ecuatorianos se han reflejado siempre en su música. No es un debutante, ni mucho menos (lleva cerca de una década facturando discos), pero su inminente This Is How You Smile (en la calle a principios de marzo) acerca su latinidad (un orgullo que siempre revindica) más que nunca al folk de pespuntes electrónicos del último Devendra Banhart, con quien estuvo de gira hace bien poco.

“País nublado”, el tema de adelanto cuyo videoclip enlazamos, es la mejor prueba. Sin olvidarse por ello de añadir unos toques jazz y funk –en otros cortes– a su siempre elegante coctelera de electrónica cadenciosa y sensual. Un valor seguro.

#5 Raymix

Para que nadie nos pueda tildar de elitistas o snobs: la vertiente más abiertamente comercial de la cumbia electrónica también tiene su hueco en este listado. El mexicano Edmundo Gómez Moreno, quien se oculta tras el nombre artístico de Raymix, acumula 450 millones de reproducciones de sus clips en youtube, cuenta con la bendición de Juanes o Armin Van Buuren, luce contrato con la multi Universal y empieza a coleccionar premios en los Latin American Music Awards.

Y todo con solo 27 años. Seguramente no tendrá la elegancia ni la clase del resto de músicos que forman parte de esta selección que hemos tramado, pero su fórmula triunfa como la Coca Cola.

#6 Chancha Vía Circuito

El proyecto del bonaerense Pedro Canale ha afianzado ya su proyecto Chancha Vía Cicuito como uno de los puntales más firmes del folk digital latino actual. A mediados del año pasado publicó Buenaventuranza, un cuarto álbum en el que conviven el folclore local, el dancehall, el tango, la cumbia (en cualquiera de sus manifestaciones nacionales a lo largo del cono sur) y, por supuesto, cualquier condimento electrónico que se precie. Su emergencia ha ido ligada a la pujanza del sello ZZK, de Buenos Aires. Aunque ahora mismo ya no necesite su aval. 

#7 Frikstailers / Klik & Frik

Sin salir de Argentina, puede decirse que quienes han mezclado mejor la electrónica y la cumbia durante los últimos años en el país sean los Frikstailers. Aunque últimamente se han prodigado más como Klik & Frik, su proyecto alternativo.

De hecho, los cordobeses Rafa Caivano y Lisandro Sona ya anuncian un álbum bajo ese alias para 2019, con colaboraciones de, precisamente, Chancha Vía Circuito y Nicola Cruz. Dios los cría y ellos se juntan, está claro. Encarnan la facción más maquinal de esa música que arma desarrollos house y techno con la frondosa exuberancia del legado musical sudamericano más ancestral.

#8 Nicola Cruz

Sus raíces están el los Andes ecuatorianos, y a fe que se refleja en su música. Los ritmos amazónicos no tienen apenas secretos para Nicola Cruz, músico y DJ que se dio a conocer en los EEUU a raíz de su alianza con otro Nicolas (Jaar) en 2011, y asombró a propios y extraños hace tres años con el fasntástico álbum Prender el alma.

Hay quien llama folklorica a lo suyo –ya saben, simbiosis perfecta de folk y electrónica, aquí lo llamamos folktronica hace años– , el caso es que su argumentario tiene una fuerza telúrica y una clase que abruman. Su 2019 promete: en unos días se edita su esperadísimo segundo álbum, Siku, y lo presentará en el BBK de Bilbao y el Sónar de Barcelona.

Compartir:

meridian brothersdënverBomba EstéreoJuana MolinaSystema SolarGepeAna TijouxKanaku y el TigreInstituto Mexicano del SonidoLido PimientaDengue Dengue DengueHelado NegroRaymixMaría y JoséChancha Vía CircuitoKlik & FrikFrikstailersNicola Cruz

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tu la primera persona!