Crímenes contra la paella - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Crímenes contra la paella

Crímenes contra la paella

Entre los platos que ofrece la gastronomía española, probablemente sea la paella el más popular de todos. De origen valenciano y de fama universal, parece implicar la dudosa iniciativa de que los forasteros la reproduzcan en sus casas. Y como no podría ser de otra manera, con inciertos toques personales por añadidura. No es un

Entre los platos que ofrece la gastronomía española, probablemente sea la paella el más popular de todos. De origen valenciano y de fama universal, parece implicar la dudosa iniciativa de que los forasteros la reproduzcan en sus casas. Y como no podría ser de otra manera, con inciertos toques personales por añadidura. No es un caso aislado, ahí tenemos las pizzas hawaianas, los espagueti carbonara con nata o el guacamole batido. Si en manos de amateurs podríamos considerar anecdótica la inclusión de ingredientes como guisantes, chorizo, arroz basmati removido, alcaparras… el tema muestra tintes de herejía cuando el responsable es un chef de conocido renombre.

Por ello, ofrecemos una recopilación de los mayores crímenes que se han cometido contra este plato. No obstante, antes de leer, hay algo que se deberá tener en cuenta: Cuanto mayores sean en número y en intensidad los crímenes contra una vianda, mayor es su prestigio.

Paella salchichera chilena

El rabino Avi Levy es toda figura gastronómica-mediática en los Estados Unidos. Su pasión por la cocina le viene de niño y sus referentes han sido la cocina tropical, la española y, cómo no, la israelí. Por su aportación a la industria de los mass media estadounidenses ha obtenido, entre otros,  un premio Emmy.

No obstante, y a pesar de su notable experiencia en el arte culinario, la paella que elabora podría catalogarse como antipaella. ¿La razón? La presencia de ingredientes alejados completamente de la realidad gastronómica valenciana, tales como salchichas, pimientos, cúrcuma o vino de Chile, todo un fraude.

Paella de excursionista de Carme Ruscalleda

Puede que este vídeo sea el más doloroso de todos. ¿Cómo puede una de las mayores leyendas de la cocina de este país llamar a eso paella? En su vídeo prepara una “paella” para hacer un picnic, sin embargo, se asemeja más a un arroz tres delicias con una cantidad ingente de ingredientes. No obstante, el crimen más grande de esta receta es usar arroz basmati. Tiene en común con los otros chefs presentes en este post el batiburrillo de ingredientes, carente de sentido y concordancia con la receta original de la paella.

La presunta paella de picnic recuerda más a un rancho de supervivencia que al mítico plato valenciano. Si alguien tiene la intención de  hacer un picnic con paella, recomiendo obviar esta iniciativa, mejor que se lleve un táper, aún a riesgo de comérsela fría.

Las súper-paella de Samantha Vallejo-Nágera

paella-elhype

La chef y empresaria Samantha Vallejo-Nájera es conocida por tener unos de los mejores catering de España. Disponer de sus creaciones como menú de boda o algún otro evento supone todo un privilegio. Es además, junto a Jordi Cruz y Pepe Rodríguez, miembro del jurado de Masterchef España y en este sentido, un hueso duro de roer, pues exige exige sabor y mimo en cada elaboración. No obstante, esta autoridad ha tenido el privilegio de entrar en nuestra lista gracias a la paella que ofreció a sus seguidores de Instagram.

Recientemente, en la mencionada red social, mostraba los ingredientes que iba a emplear para hacer lo que ella denomina una súper-paella. En la foto pueden apreciarse almejas, calamar, pescado, pimiento verde, pollo, tomate rallado, arroz, judías verdes y gambas. Ante esta desorbitada cantidad de ingredientes, solo podemos llegar a la conclusión de que su objetivo es crear lo que es conocido como una “paella mixta”: Un híbrido entre paella valenciana y arroz seco de marisco frecuentemente celebrado en algunos ámbitos. El resultado es exactamente este, pero con una exagerada cantidad de “tropezones”. Si el protagonista es el arroz, este pasa a actor secundario, enmascarado completamente por esa exuberante sobredosis de ingredientes. Realmente, encontrar los granos de arroz en esa paella es como jugar a buscar a Wally.

Tal vez deba replantearse lo exigente que vaya a mostrarse ante un plato, teniendo en cuenta el esperpento que ha realizado ¿Qué habría pasado si hubiese sido un aspirante el que hubiese presentado ese plato ante el jurado?

Paella de Navidad

El canal de YouTube Tasty ha sido una gran herramienta para introducir al público en la cocina. Sus fáciles y deliciosas recetas, con su acelerado montaje, hacen que, por un lado, los más cocinillas se animen a probar nuevos y creativos platos y, por otro lado, los más negados  miren la cocina sin temor y se inicien en este arte con recetas sencillas.

No obstante, hay veces en las que la creatividad se le va a uno demasiado de las manos, y suceden cosas como la receta que subió dicha página hace casi un año. Lo llaman paella de Navidad y podría considerarse de todo menos una paella. Empieza con la elaboración de una especie de salsa de pesto, que más tarde se reducirá junto al arroz, las gambas y unas almejas, semillas de granada, coliflor y pimiento amarillo. Como colofón, se corona con una cucharadita de huevas de salmón.

Ya no es una cuestión de proximidad a la receta original o no. La cuestión es que esto directamente no es paella. Es la obra de un alquimista ebrio. Se trata de una locura arrocera con ingredientes que no tienen nada que ver con la paella, la antítesis de lo que representa. No contentos con ello, dicen que es un plato para Navidad. No niego que la paella pudiera ser un plato navideño, pero ¿de verdad alguien sería capaz de servir semejante disparate gastronómico en Navidad?

Este plato es definitivamente el “león come gamba” de las paellas. La locura hecha plato. Quizás con buena intención, no lo niego, pero puestos a ponerle un nombre, no debería ser “paella de Navidad”, sino “paella del increíble Hulk”. ¿La razón? Su intenso color verdoso y su facilidad de desatar la ira de cualquier valenciano.

Paella con un par de huevos (literal y metafóricamente hablando)

The culinary institute of America es una universidad privada estadounidense que se dedica a la Educación en las artes aulinarias y en las artes de panadería y pastelería. Por todo ello, cuesta creer que de una academia salga una paella de estas características. Aquí el primer error básico es que la paella, siendo un plato de arroz seco, es presentado como uno de arroz meloso. No contentos con ello, coronan este fiasco culinario con dos huevos cocidos con su propio calor.

Viendo esto solo se puede decir una cosa. Si los miembros de esta prestigiosa academia hubiesen conocido el arroz con costra, se habrían vuelto locos. ¡Manda huevos el asunto!

La paella de chorizo de Jamie Oliver

paella-elhype

El joven chef británico es uno de los cocineros más influyentes del mundo. Fue esta popularidad la que provocó que, al publicar esta foto en Twitter, los usuarios le hicieran papilla. Se trataba de una paella con chorizo y pollo, a la que agregaba mejillones para darle un toque de color. Lo cierto es que el color es necesario en este plato porque más que una paella parece un arroz de hospital sin gracia ni gusto.

Sin embargo, más indignante fue su respuesta a las críticas. En un programa de BBC America defendió su esperpento aseverando que con chorizo está más buena, en lugar de admitir su error e informarse. El chef no sólo echó chorizo a su paella, también su humildad y espíritu crítico.

Gordon Ramsay y su estofado de arroz

El chef Ramsay es una de las mayores leyendas culinarias y mediáticas del mundo. Todo el mundo habla de Alberto Chicote, pero fue este cocinero británico el pionero de los programas de rescate de restaurantes roñosos. Su carácter tenaz, implacable y exigente le convierte en un cocinero que demanda y espera lo mejor y sólo lo mejor. Solo hay que ver su comportamiento con los aspirantes de Masterchef Estados Unidos. Ha sido capaz de tirar sus elaboraciones a la basura e incluso insultarles, y comparados con los improperios de Jordi Cruz parecen piropos.

No obstante, este riguroso carácter contrasta enormemente con su versión de la paella. Y no es una cuestión de crear polémica respecto al hecho de que sea más o menos paella. Es que, directamente, no se trata de una paella. Se trata de un estercolero compuesto por una discreta base de arroz disimulada por un totum revolutum de ingredientes, cuya coincidencia con la receta original de la paella es pura casualidad. Si diera a probar este esperpento merecería que lo tiraran a la basura en sus narices e insultarle a la cara. Si somos minuciosos lo somos con todo el mundo. Hay que predicar con el ejemplo…

This dish is rubbish, chef!

 

paella-valenciana-elhype

Tras esta sucesión de grotescas versiones de la paella, surgen una serie de reflexiones. La innovación es la clave para el progreso de cualquier arte. La transgresión es el alma de la alternativa, del surgimiento de nuevos conceptos. Es frecuente y a la vez reconfortante ver en el arte el surgimiento de nuevas corrientes que rompen con los cánones establecidos, ofreciendo nuevas concepciones y perspectivas diferentes.

En la cocina sucede exactamente lo mismo. Iconos de la gastronomía española como Adrià, Berasategi, Arola, Roca o Roncero, ofrecieron novedades que, si bien se basaban en elaboraciones tradicionales, daban un giro y una visión más alternativa y moderna a los platos de toda la vida. No obstante, a la hora de innovar hay que conocer plenamente el origen en el que se basa la creación y no solo conocer sino también dominar la fuente para poder darle una visión diferente. El siguiente paso es el ingenio, el gusto y la inspiración.

Así que, si tenéis algún amigo o conocido en el extranjero al que le fascine o apasione la paella, podéis enviarle este último vídeo, donde se enseña, paso a paso, cómo se hace una verdadera paella valenciana.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

San Sebastián 2018

LO + VISTO

Por delante y por detrás

Últimos artículos del autor







Nuestros autores