Case/lang/veirs, el supertrío que sí merece llamarse así - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Música

Case/lang/veirs, el supertrío que sí merece llamarse así

  • En Música
  • 29 Junio, 2016
  • 326 visitas
Case/lang/veirs, el supertrío que sí merece llamarse así

El álbum conjunto de estas tres grandes damas del pop norteamericano oficia una solvente suma de talentos, que empastan a la perfección. La unión no siempre hace la fuerza. Nos faltarían dedos en las manos para enumerar alianzas que se presumían de campanillas, y que luego se han sustanciado en sonoros fiascos. La mezcla de

El álbum conjunto de estas tres grandes damas del pop norteamericano oficia una solvente suma de talentos, que empastan a la perfección.

La unión no siempre hace la fuerza. Nos faltarían dedos en las manos para enumerar alianzas que se presumían de campanillas, y que luego se han sustanciado en sonoros fiascos. La mezcla de talentos flagrantes no siempre se traduce en un efecto multiplicador. Ni siquiera en la suma de sus partes, en muchas ocasiones. Y aunque la adición de facultades creativas acabe por sumar, tampoco depara siempre saldos equilibrados.

La entente que anunciaban hace unos meses Neko Case, kd lang y Laura Veirs, por suerte, sí ha respondido con solvencia a las grandes expectativas que generó. Las tres son, por méritos propios, primeras espadas en la asunción -desde el presente- de nutrientes del insigne cancionero norteamericano, del country en su versión más satinada, del pop luminoso o de esa tradición folk que rehúye cualquier bizarría para apostar por la melodía diáfana.

En su álbum conjunto, el resplandeciente case/lang/veirs (ANTI/Pias), han optado por respetar sus respectivas potencialidades, repartiéndose de forma equitativa el protagonismo. Puede que no sea exactamente una fusión de sus capacidades, de forma poco más que epidérmica. Ni tampoco un choque de trenes, desde luego. Pero sus voces y sus particulares formas de revestirlas empastan a lo largo de catorce canciones sin tacha, que concretan todo lo que ya apuntaban desde que Neko Case y kd lang colaborasen en Warp and Weft (Bella Union, 2013), el que fuera último trabajo de Laura Veirs.

Como no podía ser de otra forma, hay en este álbum ecos del folk pop de Joni Mitchell, Judee Sill o Rickie Lee Jones, evocaciones a las ambrosías sonoras de Burt Bacharach en los años 60 y brotes melódicos de esos que pueden alegrar el día al más pintado. De las que restañan cualquier herida provocada por los sinsabores del día a día, por la agria constatación del saqueo como una de las artes de gestión ya tristemente institucionalizadas en la gestión pública de nuestro entorno o por la ominosa sombra de ese extremista con peluquín que amenaza seriamente con convertirse en nuevo césar del imperio del que las tres proceden.

Álbumes como este, exquisito triángulo equilátero que merece figurar, desde ya, entre lo más distinguido de la producción pop rock en lo que llevamos de año, sirven para renovar la fe en el talento sin aditivos como materia prima con la que algunos (algunas, en este caso) modelan otros mundos mucho más habitables. Aunque solo sea por poco más de media hora.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores