Carmen es nombre de barrio #4: gigantes anónimos - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Lifestyle

Carmen es nombre de barrio #4: gigantes anónimos

Carmen es nombre de barrio #4: gigantes anónimos

¿Quiénes son los personajes de las fotografías en gran formato colgadas en el barrio por Luis Montolio? Jerónimo y yo hemos salido a dar una vuelta, la tarde es cálida para ser octubre víspera de Todos los Santos; ya comienzan a verse los disfraces de lo que sea en versión sexy, las caras mal pintadas

¿Quiénes son los personajes de las fotografías en gran formato colgadas en el barrio por Luis Montolio?

Luis Montolio

Luis Montolio

Jerónimo y yo hemos salido a dar una vuelta, la tarde es cálida para ser octubre víspera de Todos los Santos; ya comienzan a verse los disfraces de lo que sea en versión sexy, las caras mal pintadas de blanco, las catrinas o calaveras garbanceras mexicanas cada vez más frecuentes, los atuendos collage de múltiples complementos de tienda de disfraces y las inevitables flechas en la cabeza. Esta noche dicen que es Halloween. Me toca un poco los huevos esta festividad, dice él, Jerónimo.

Le he comentado que me gustaría hacer un repaso a los trabajos que el fotógrafo Luis Montolio -nacido en Reino Unido y carmenita por derecho propio desde hace tiempo- ha instalado en las fachadas y muros de la zona. Me los conozco todos, vamos a empezar por ‘El guerrero’. El guerrero en cuestión es el camarero y modisto local Fer González, que se eleva imponente junto al Mercado de Mossen Sorell con un perro en los brazos. Es realmente espectacular, probablemente una de las imágenes de referencia en el barrio. El modelo se debe haber convertido en una celebridad. No puedo evitar fijarme en él cuando lo veo muchas mañanas tomando un café en una terraza en las inmediaciones de la pared desde la que observa poderoso y desafiante.

Guerrero de Luis Montolio

Guerrero de Luis Montolio

La siguiente que vemos, por cercanía, es la del hombre oliendo una flor en el Bosque Urbano, una iniciativa vecinal que ha recuperado terreno para el viandante en detrimento de los vehículos. Se agradece que la gente haga estas cosas, se vive mejor. Asiento mientras veo a uno de los muchos gatos que han hecho de este un oasis de descanso para la vida contemplativa.

La tercera parada nos lleva al retrato de un hombre sentado sobre un montón de escombros, colocado tras un cartel que prohibe precisamente depositar escombros bajo riesgo de ser sancionado. Se llama Víctor González, tuvo una juventud difícil, pasó unos diez años en la cárcel. Ahora vive tranquilamente en el barrio, es buen tipo, no lo conozco personalmente pero todos comentan que muy buena gente. La foto parece hacer referencia a un boom inmobiliario casi literal.

Víctor González por Luis Montolio

Víctor González por Luis Montolio

Creo que si tuviese que elegir una imagen de toda la serie, me quedaría con la de la bailarina y coreógrafa Olga Poliakoff, una leyenda del Carmen y una persona muy querida por quienes la trataron. Su mirada misteriosa e irónica se proyecta como un láser por toda la calle Corona. Me resulta imposible no mirarla a los ojos al pasar junto a ella.

Olga Poliakoff, por Luis Montolio

Olga Poliakoff, por Luis Montolio

El de esta es él haciendo un homenaje a Freddie Mercury. Es cierto, la había visto en un sinfín de ocasiones pero no había reparado en que el modelo era el propio artífice del proyecto. Lindando con el solar para la ampliación del IVAM, en la calle Beneficencia, Montolio wants to break free.

Luis Montolio

Luis Montolio

Solo nos quedan dos ya por ver. Escogemos seguir el camino que lleva al ovni-paella con Rosita Amores como comandante de la nave. En la calle Corretgeria, la vedette luce excesiva para disfrute del vecindario, haciendo gala de un carácter con sabor a tradición y a trash. He visto a más de un abuelo parado como una estatua durante diez minutos mirando esta foto, dice Jerónimo.

Rosita Amores, por Luis Montolio

Rosita Amores, por Luis Montolio

La última que visitamos se encuentra junto a la Plaza de la Reina. En ella tenemos a Jaime Navarro, abogado victorioso en los primeros litigios contra los abusos de las preferentes. Las llaves que ofrece sugieren que está en nuestra mano salir de una matrix que se refleja en la fachada del Banco de Valencia que aparece en segundo plano.

Jaime Navarro, por Luis Montolio

Jaime Navarro, por Luis Montolio

Terminamos el recorrido justo a tiempo: legiones de adolescentes desfilan ya como la Santa Compaña, peregrinan hacia las pocas zonas que no ha cortado la Policía. Me voy a casa, creo que hoy hacen alguna de miedo, aunque para miedo, el telediario. Sonrío y me retiro, y el misterioso manifestante de la fotografía que acabamos de ver sigue con su adapt to change en el cartel.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores