La arquitectura de las palabras: Carme Pinós y Siri Hustvedt - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Abandonen el edificio

La arquitectura de las palabras: Carme Pinós y Siri Hustvedt

La arquitectura de las palabras: Carme Pinós y Siri Hustvedt

La arquitectura y la lectura tienen muchas cosas en común. Tanto en una como en otra aprendemos a observarlo todo con mirada crítica, alimentan nuestra imaginación, estimulan nuestra percepción, concentración y, gracias a ellas, ante nosotros se abre un mundo de opciones y situaciones. Carme Pinós es arquitecta y fundadora de su propio estudio y

La arquitectura y la lectura tienen muchas cosas en común. Tanto en una como en otra aprendemos a observarlo todo con mirada crítica, alimentan nuestra imaginación, estimulan nuestra percepción, concentración y, gracias a ellas, ante nosotros se abre un mundo de opciones y situaciones.

Carme Pinós es arquitecta y fundadora de su propio estudio y Siri Hustvedt es escritora. Estas dos mujeres construyen. Una construye edificios públicos y privados; la otra, novelas, ensayos y poesía. Son dos mujeres que han desarrollado su carrera profesional lejos de la figura influyente de los hombres: de su ex marido, en el caso de Carme, y de su marido, en el de Siri. Sin hacer mucho ruido, su constancia, trabajo y perseverancia las ha llevado a ser todo un referente en sus profesiones y a brillar con luz propia.

Siri Hustvedt

Carme Pinós y Siri Hustvedt.

Con apenas un año de diferencia de edad, Carme nació en Barcelona (1954) y Siri Hustvedt en Estados Unidos (1955). Ambas mujeres tienen muchas cosas en común, las dos comparten, o compartieron, su vida con hombres de reconocido prestigio. Carme Pinós estuvo casada con el arquitecto Enric Miralles quien, tras el divorcio, se casó con la arquitecta Bernadetta Tagliabue. Siri Hustvedt está casada, en segundas nupcias, con el escritor Paul Auster y tienen una hija: la actriz y cantante Sophie Auster. Cada una de ellas haciendo lo que más les gusta han afrontado su madurez con sabiduría y elegancia, sin perder de vista el objetivo que las llevo a estudiar Arquitectura y Literatura.

En el caso de Carme, tras la separación de Enric Miralles, empezó su carrera en solitario creando y fundando su propio estudio en 1991. Su arquitectura poética aúna moda y sociedad, dotándola de gran sensibilidad que responde una demanda social, porque la gente necesita de lugares donde vivir, desarrollarse y comunicarse. Consciente de su responsabilidad como arquitecta, sus obras fomentan la integración en el paisaje.

Carme Pinós

Pavilion Melbourne. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía John Gollings.

En el caso de Hustvedt, apenas acude a actos públicos con su marido y poco o casi nada se conoce de su vida privada. Sus novelas son dramáticas, sus ensayos son intelectuales, desafiantes y científicos pero, para ella, lo teórico es inseparable de lo pasional. Lo que no se siente, no se recuerda -dice-, porque sin emoción no hay memoria.

La obra de estas dos mujeres es técnica pero también sensible. Cuando pienso en ellas, sus obras y trabajos, para mí es inevitable asociarlas mentalmente con la grulla y la cultura japonesa y lo que simboliza este animal dentro de ella. La grulla es un ave de gran tamaño, silueta estilizada, con cuello y patas muy largas y plumaje blanco y negro que se caracteriza por su elegancia, su agilidad y asociada a valores la lealtad, el honor y la fortaleza.

Carme Pinós

Grullas de origami y ejemplar de grulla japonesa.

En concreto, existen dos proyectos de Carme Pinós y una novela de Siri Hustvedt que, en mi opinión, encajan muy bien con el simbolismo y significado asociado a la grulla japonesa.

El primero de ellos es el MPavilion ubicado en los jardines Queen Victoria Gardens en Melbourne, una iniciativa de la fundación Naomi Milgrom, en la que cada año se encarga a un arquitecto de prestigio internacional el diseño y ejecución de un pabellón temporal. En 2018, la elegida fue Carme Pinós.

Carme Pinós

Pavilion Melbourne. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía John Gollings.

Pinós diseñó para los jardines un singular origami arquitectónico, inmóvil y modular. Se trata de un espacio que busca conectar a las personas entre sí, con la propia ciudad y el paisaje, a través de una gran escultura compuesta por dos piezas soportadas por una estructura central de acero abierta, cuyo esqueleto recuerda a las formas plegadas propias del origami, y, siguiendo su filosofía, nada de cortes ni uniones, solo el plegado.

La forma pura, lograda solamente mediante el plegado, debe responder de sí misma. Los elementos que la forman sin apenas uniones y con escasos puntos de apoyo en el suelo, desdibujan las líneas entre la arquitectura y el urbanismo, facilitando las relaciones entre lo material, el entorno y la escala humana. Dicha estructura está revestida por dos grandes superficies de lamas de madera apoyadas, que se entrecruzan para formar la cubierta.

Pavilion Melbourne. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía John Gollings

Pavilion Melbourne. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía John Gollings.

Ambas superficies disponen de una capa transparente de policarbonato interior que protege de la lluvia y, a la vez, permite la permeabilidad visual y lumínica. Esta cubierta dispone de un sistema de canalización diseñado para dirigir el agua de lluvia, evitando que gotee por los bordes de la estructura. La topografía de su entorno se ha modificado para crear unas gradas que permiten disfrutar de las diferentes actividades programadas por la fundación.

Carme Pinós

Pavilion Melbourne. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía John Gollings.

La segunda obra de Carme Pinós es la ampliación del Mercado de La Boqueria de Barcelona. La intervención se realiza en la fachada posterior (oeste) del mercado, que abarca la reurbanización de la plaza, un edificio de viviendas y la nueva escuela de Bellas Artes de la Massana.

La nueva fachada proyectada altera el ritmo regular de los pórticos existentes del mercado original. Su contemplación nos evoca una bandada de grullas, materializadas en las chapas de zinc prepatinado gris mate, un material noble y elegante, capaz de integrarse en el entorno.

Mercado de la Boqueria en Barcelona. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía Josep Losada

Mercado de la Boqueria en Barcelona. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía Josep Losada.

Al contemplarlas no nos resulta difícil imaginar su elegante vuelo en forma de V, siempre en formación, para vencer a la resistencia del aire y aprovechar el poder de elevación de los que están al frente de la misma.

Carme Pinós.

Mercado de la Boqueria en Barcelona. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía El Zinc

Al mirarlas, comprobamos la diferencia de escala entre unas cubiertas y otras, lo que favorece el objetivo perseguido por Pinós: la integración en el entorno, dinamizando la idea de un mercado abierto en un espacio público, la plaza. El ficticio batido de las chapas de zinc imprime ritmo y vitalidad a la nueva fachada, movimiento que se difumina con el arbolado y las circulaciones de la plaza.

Mercado de la Boqueria en Barcelona. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía El Zinc

Mercado de la Boqueria en Barcelona. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía El Zinc.

Los diferentes planos inclinados que forman la cubierta se apoyan sobre una estructura de pilares con vigas en voladizo, diseñados a modo de árboles artificiales y construidos con pletinas planas de acero soldadas, que nos recuerdan a las patas de nuestras amigas zancudas.

Mercado de la Boqueria en Barcelona. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía El Zinc

Mercado de la Boqueria en Barcelona. Estudio Carme Pinós. ©Fotografía El Zinc.

En el caso de la producción literaria de Siri Hustvedt, algo parecido ocurre con algunas de sus novelas, ya que tanto el origami como la lectura son dos artes que aportan calma y paciencia a quienes las practican. Un ejemplo de esto que comento es la novela Todo cuanto amé. Un singular origami de páginas y palabras que va desplegando sus alas y que nos introduce en el mundo del arte y de las relaciones humanas a través de la historia de su protagonista, Leo Hertzberg, un historiador del arte, y su amistad con Bill Weschler, un pintor.

Entre ellos se traba una relación sincera y pura, basada por igual en afinidades y contrastes y que responderá sobre sí misma, uniéndolos a ellos a y sus familiares. Juntos emprenderán un vuelo en el que les acompañarán tres mujeres: Erica, casada con Leo, y las dos esposas del pintor. Pero, cuando una muerte trágica sacude inesperadamente el mundo de estos personajes, entre ellos surge un nuevo orden, que los obligará a volar juntos para vencer al desencanto, la desilusión y desesperanza en la que se verán inmersos. Solo la fortaleza, lealtad e integridad de Leo al frente de todos ellos hará que se recupere el equilibrio y la paz recuperando la protección de la familia y de los más débiles. Leo y Bill se ayudarán y protegerán como el vínculo que existe en las bandadas de grullas que no dejan solo a nadie que abandone la formación, sino que lo acompañan para ayudarlo y protegerlo, permaneciendo con él hasta que sea capaz de volar nuevamente, alcanzar su bandada e integrarse en la formación.

Grullas de origami y ejemplar de grulla japonesa.

Grullas de origami y ejemplar de grulla japonesa. Carme Pinós.

La arquitectura y la literatura han servido para que mujeres como Pinós y Hustvedt , representen a una generación de mujeres intelectuales y profesionales, en una época en la que solo había cinco estudiantes femeninas en una escuela de arquitectura, y en la que parecía que en el terreno literario los hombres no tenían competencia. Dos mujeres líderes que han hecho de sus profesiones un medio de obtener presencia y voz en la sociedad actual.

Artículos relacionados




Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Una tienda de París

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores