Cambio = necesidad – resistencia - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Sin miedo, Juan

Cambio = necesidad – resistencia

Cambio = necesidad – resistencia

Cambiamos de ropa, de coche, de pareja, de talla, de marcha y de marca. Cambiamos de acera, de banco, de calle y hasta cambiamos de edad, pero cambiarnos a  nosotros mismos no parece que sea tan fácil. A pesar de llevar un tiempo queriendo cambiar ciertos aspectos de mi vida me encuentro en el mismo

Cambiamos de ropa, de coche, de pareja, de talla, de marcha y de marca. Cambiamos de acera, de banco, de calle y hasta cambiamos de edad, pero cambiarnos a  nosotros mismos no parece que sea tan fácil.

A pesar de llevar un tiempo queriendo cambiar ciertos aspectos de mi vida me encuentro en el mismo lugar. Tengo claro lo que quiero y cómo conseguirlo. Sé que es necesario, cada día pienso en ello, quiero tomar la decisión, dar el paso. Lo que antes era importante ahora sólo es una rutina más. Ahí estoy.

El cambio forma parte de la vida, más de lo que habitualmente percibimos. Cambiamos de ropa, de coche, de pareja, de talla, de marcha y de marca. Cambiamos de casa o de piso, de día cada noche, de mes, de año. Cambiamos de acera, de banco, de calle y hasta cambiamos de edad, pero cambiarnos a nosotros mismos parece que no sea tan fácil. Todo lo que me rodea está en un constante cambio, todo es movimiento y en lo que tiene que ver conmigo parece que el mundo se haya parado en seco.

Demócrito ya nos dijo hace unos cuantos miles de años que nadie se baña dos veces en el mismo río y Einstein, unos años más tarde, nos recordaba que no pretendiéramos que las cosas cambiaran si hacíamos siempre lo mismo… Sabiendo lo que sé y comprendiendo lo que dicen, la resistencia que tengo es importante.

Pero, si un cambio no tuviera resistencia, ¡igual no era ni cambio ni nada!. Para los Sres. Coello o Bucay, que inundan las redes sociales con soluciones adecuadas a cada situación puede que les resulte sencillo, pero a mí, ahora, hasta me cabrea esa simplicidad.

No deseo renunciar a crecer como persona y a adquirir nuevos comportamientos que me lleven a obtener mayor satisfacción conmigo. No deseo resistirme a cambiar de edad y ser siempre joven, como otros, pero creo que tengo derecho a que la necesidad sea mayor que las resistencias que surgen y entonces se producirá ese cambio, esa alquimia que me llevará al éxtasis más absoluto.

Es cierto que, en ocasiones, las resistencias son como muros infranqueables y nos sentimos estancados, atascados y repitiendo un día tras otro lo mismo. Es cierto que cuando hacemos algo por mucho tiempo, nos acostumbramos y creemos que es la mejor forma de hacer las cosas, las dominamos tanto que se vuelven fáciles y rutinarias, podemos hasta dejar de pensar y actuar mecánicamente ante ellas creando estados permanentes de confort. Pero también es cierto, que un punto de resistencia que nos ayude a reflexionar sobre el cambio a realizar nos puede asegurar un mayor éxito, una mayor seguridad en el camino a emprender y un mayor diálogo con nosotros mismos que, seguramente, acabará en una gran amistad.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

El ciclista utópico

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores