El Ajedrez del Virrey - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
UOC – Dic17 – Banner cabecera
Buscar
728 x 90

Peón en séptima

El Ajedrez del Virrey

El Ajedrez del Virrey

El Ajedrez del Virrey es uno de los libros del mundo de los escaques más creativos y originales de la historia. Su autor es el periodista, investigador y ajedrecista valenciano José Antonio Garzón. Publicado por Alenar en castellano e inglés, El Ajedrez del Virrey propone un cambio sustancial en las reglas del milenario juego. Unas líneas más abajo explicaré

El Ajedrez del Virrey es uno de los libros del mundo de los escaques más creativos y originales de la historia. Su autor es el periodista, investigador y ajedrecista valenciano José Antonio Garzón.

Publicado por Alenar en castellano e inglés, El Ajedrez del Virrey propone un cambio sustancial en las reglas del milenario juego. Unas líneas más abajo explicaré ese cambio. Antes informaré a los lectores sobre José Antonio Garzón (Chelva, 1963), excepcional investigador de la historia del ajedrez, autor de dos libros que han conseguido acreditar el origen valenciano del ajedrez moderno (En pos del incunable perdido, 2001, y sobre todo La Historia del nacimiento y la expansión del ajedrez moderno, 2005).

jose-antonio-garzon-literatura-ajedrez-elhype

En 2011 fue galardonado con el Premio Especial de la Federación de Ajedrez de la Comunidad Valenciana, y en 2012 con el Premio Amorós al Mérito Deportivo Cultural Ciudad de Valencia. En colaboración con Josep Alió y Miquel Artigas publicó en 2012 el monumental Nuevo Ensayo de Bibliografía Española de Ajedrez (2012). Termino mi semblanza contándoles que Garzón juega en mi equipo, el Gambito. Y cuando digo que Garzón “juega en mi equipo” quizá me pase, porque José Antonio prefiere investigar a jugar. Jugar juega contadas veces. Cuando se anima a hacerlo, es uno de los ajedrecistas más originales de la Comunitat. Y si le sale su partida, el más brillante de todos nosotros.

El Ajedrez del Virrey consiste en una imaginativa propuesta para revitalizar el juego de las 64 casillas. No es la primera vez que ocurre. ¿Resulta oportuna ahora una propuesta renovadora para el universo casi perfecto del ajedrez? Sí es pertinente. Los ajedrecistas hemos asistido en los últimos años al doloroso descubrimiento de que las máquinas juegan mejor que los humanos. Sabemos, sin desanimarnos, que un coche recorre en menos tiempo que nosotros una maratón. Pero nos duele que, en el terreno del pensamiento, una computadora nos gane con facilidad. Hydra, Deep Fritz o Rybka son superiores incluso a los campeones mundiales.

El ajedrez del virrey. José A. Garzón

Algunos intentan consolarnos: “Es que los ordenadores son capaces de analizar con precisión 40 millones de posiciones por segundo, algo inalcanzable para la mente humana”. Ya, pero nos preguntamos cariacontecidos: ¿acabarán los artilugios de cilicio escribiendo mejores novelas que Tolstoi, Kafka o Arturo Pérez Reverte? El oráculo sentencia: “¿Mejor que los dos primeros autores que usted cita? A los cerebros electrónicos todavía les falta aprender un poco para llegar a esa conquista creativa. Pero en el tercero de los nombres la respuesta es sí, sí y sí, entre otras razones porque esa posibilidad ya ha ocurrido”. Y el oráculo nos recomienda que, cuando se publique, leamos la novela La tableta de Flandes, parodia escrita en comandita por Hydra y Rybka.

Regreso al gran Garzón. En El Ajedrez del Virrey su propuesta consiste en reformar las reglas –lo hace con fundamentos históricos- de modo que cuando un peón corone, se transforme en una torre si pertenece a la columna de Torre; en un caballo si es un peón de la columna de Caballo; en un alfil si pertenece a una columna de Alfil; en una dama si corona en la columna de Dama. Y el peón de Rey, cuando llega a la octava casilla ¿en qué se transformará? No en otro Rey: lo hará en un virrey, con apariencia similar a la del Rey aunque con alguna variante que los distinga. El virrey tendrá los mismos movimientos del Rey, podrá recibir jaques sin tener necesariamente que apartarse o cubrirse, y podrá ser ‘comido’ sin que la partida finalice. El mate hay que dárselo al Rey, no al virrey.

Esta modificación no cambia la esencia del ajedrez. “Es solo un pequeño cambio que sin embargo lo altera todo”, comenta Garzón. Si esta propuesta tiene éxito, Hydra, Rybka y Deep Fritz estarían desorientados por una buena temporada. Faltos de memoria histórica con estas nuevas leyes, su sabia altanería quedaría aguada. Quizá le cojan el punto a esta pequeña mutación dentro de un par de décadas. Pero durante ese tiempo los ajedrecistas recuperaríamos la moral. Claro, lo sé: como dice el tango “Volver“, “veinte años no es nada”.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

UOC Dic17 – Robapaginas 1

LO + VISTO

Curiosite 2017

Últimos artículos del autor







ART Bancaja

Nuestros autores




Pels Pels – Teatre Talia



UOC Dic17 – Robapaginas 2