70 Festival de Cannes: #7 Kawase y Rodin - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Cine y TV

70 Festival de Cannes: #7 Kawase y Rodin

70 Festival de Cannes: #7 Kawase y Rodin

Naomi Kawase, una directora habitual en Cannes ha presentado hoy su filme Vers la lumière (Hikari) A Misako le gusta describir los objetos, los sentimientos y el mundo que la rodea. Su profesión como audiodescriptora de películas es toda su vida. Durante una proyección, conoce a un famoso fotógrafo cuya vista se deteriora irremediablemente. Nacen entonces

Naomi Kawase, una directora habitual en Cannes ha presentado hoy su filme Vers la lumière (Hikari) A Misako le gusta describir los objetos, los sentimientos y el mundo que la rodea. Su profesión como audiodescriptora de películas es toda su vida. Durante una proyección, conoce a un famoso fotógrafo cuya vista se deteriora irremediablemente. Nacen entonces sentimientos irreprimibles entre un hombre que pierde la luz y una mujer que la persigue.

Como ha señalado Kawase, en rueda de prensa, la ceguera es la peor pesadilla de un director de cine, pero la luz es lo que hay tras esta pesadilla. En la génesis del filme, la directora ha declarado que al volver de la presentación de Una pastelería en Tokyo, en Cannes, leyó el documento de las descripciones, donde descubrió el trabajo que había detrás y extraía la esencia de la película. El filme trata del amor al cine.

Kawase pide a sus actores “vivir” sus papeles, para que ella pueda filmar en cualquier momento. El actor que interpreta a Masaya debió vivir en el apartamento del protagonista dos semanas antes de empezar el rodaje, por ejemplo. El título original significa luz, algo común a todas las películas, que está en todas partes. Hikari es un film-poema, con música de Brahim Maalouf, que hace honor a esa declaración de amor al cine y a las imágenes.

En el París de 1880, Auguste Rodin recibe a los cuarenta años su primer encargo público: Las puertas del infierno, en la época en que esculpirá dos de sus obras más conocidas, El pensador y El beso. La película Rodin, de Jacques Doillon sobre el escultor francés es una inmersión en el proceso creativo,  en la vida, en la carne.

Según ha declarado Doillon, la puesta en escena responde a la voluntad de crear un espacio por donde circular, liberando el movimiento. Rodin está filmada con dos cámaras que se desplazan de forma estable, para no acotar a los actores y poder transmitir fluidez. Esta coreografía, como la llama Doillon, está empapada de una paleta de colores muy suave, facilitando la profundidad de campo, gracias a la fotografía de Christophe Beaucarne y una exquisita iluminación.

Sin embargo, el estilo es excesivamente conservador y la puesta en escena lastra el resultado, acartonándolo y traicionando las intenciones de su director.

La reflexión sobre el final del acto creativo -El Balzac es un buen ejemplo, que tardó 7 años en completarse- también está presente, mientras que la relación entre el escultor y Camille Claudel supone una nueva perspectiva respecto a anteriores representaciones, en las que Rodin salía peor parado.

Vincent Lindon, volcado en el proyecto, personifica al artista con una interpretación muy física, mientras que Camille es encarnada por Izïa Higelin (Samba) con vivacidad y energía. Rodin aporta elementos de interés, como la interpretación de Lindon, pero pierde la oportunidad de ofrecer una mirada contemporánea hacia el escultor y su tiempo.

Rodin (Jacques Doillon, 2017)

Rodin (Jacques Doillon, 2017)

Annarita Zambrano debuta en el largometraje estrenando en Un certain regard, Después de la guerra. La directora ha elegido un tema político contemporáneo, el de los terroristas italianos refugiados en Francia a partir de 1985, gracias a la Doctrina Mitterrand, de los que Italia exige su extradición en 2002.. El filme transcurre en los dos países de Zambrano y contempla una época negra que marcó a una generación con sus efectos colaterales, cuando los atentados formaban parte del día a día, aunque a su edad no tuviera todavía capacidad para comprender.

El filme describe la huida de su protagonista, Marco (Giusseppe Battiston), por temor a la extradición, arrastrando a su hija adolescente Viola, la implicación de los familiares de los terroristas, inspirándose en Pasolini y su idea del pecado original de nuestros padres, cuya expiación pasan a la siguiente generación. El desenlace, propio de tragedia griega, mantiene la coherencia de un filme estimable.

Après la guerre (Annarita Zambrano, 2017)

Après la guerre (Annarita Zambrano, 2017)

En la misma jornada, se ha estrenado Jeune femme el filme escrito y dirigido por Léonor Serraille, diplomada de la Femis, cuyo guion fue su trabajo de fin de carrera. Jeune femme está protagonizada por Laetitia Dosch (Mon roi), Nathalie Richard (Jeune & Jolie), Souleymane Seye Ndiaye y Grégoire Monsaingeon. La joven Paula se resiste a ser abandonada por Joachim, artista con quien comparte su vida desde hace diez años. Por ello, le sigue a París y su tenacidad la llevará a sobrevivir en una ciudad desconocida y a manejarse en su soledad.

Jeune femme (Léonor Serraille, 2017)

Jeune femme (Léonor Serraille, 2017)

Laetitia Dosch ofrece un recital interpretativo, desde el histerismo y la negación del inicio de la película y en su transformación gradual, hacia la aceptación y el definitivo coming of age treintañero.

Eva Peydró
ADMINISTRATOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores